PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 18/03/2019


Realidad o ficción

No quiero creer que hay algún lugar en Bolivia donde no se puede caminar libremente ni quiero creer que gobierna el miedo en la garganta, o que de algún lugar de la selva o de las casitas de un pueblo salen miradas susceptibles que hacen que uno se sienta extranjero en su propia patria.

No quiero creer que los caminos se convierten en pistas de aterrizajes de avionetas clandestinas, ni que algunos vecinos, en complicidad de un negocio raro, que se esconde entre los matorrales, se lanzan en contra de uniformados que combaten a la droga. No quiero creer que eso es real y hasta me he esforzado en pensar que esa escena la he visto en alguna película de terror.

No quiero creer que la hoja de coca pudo más que el palmito y la piña, la banana y los pomelos y los árboles silvestres del trópico de Cochabamba. No quiero creer que el turismo está limitado a lugares reducidos por miedo a que algo malo ocurra a los visitantes que osen entrar un poquito más allá o preguntar de dónde viene aquel ruido de motor o por qué se escucha la bulla de motosierras.

No quiero creer que se hubiera construido una carretera ciega que se dirige a puertas de cultivos cuestionados ni que haya vecinos que se enojen con periodistas que intenten tomar fotografías de alguna obra en construcción que el país aún no sabe por completo.

Quiero creer que en Bolivia no hay territorios hostigados por el crimen ni lugares donde vecinos linchan a vecinos ni que la dictadura del silencio impide que la justicia haga su trabajo.

Quiero creer que a ese hotel enorme que estaba siendo construido con su mirada hacia el río y que se lo comió la selva, su inversor tuvo miedo a algo malo que no se sabe qué fue.

A este lugar lo conocí en los peores infiernos de finales del siglo pasado, cuando autoridades desalmadas combatían con bala a los cocaleros que, a su vez, utilizaban ‘cazabobos’ para defender sus vidas y sus cocales. Fue bajo aquel tinglado del pueblo, al borde de la carretera, donde velaron al primer campesino que cayó muerto por un arma reglamentaria en uno de los bloqueos que paralizaron la carretera en los peores años de la erradicación de la coca de hace tanto tiempo ya. Muchas cosas han cambiado aquí y muchas otras siguen en el mismo lugar. Algunos fantasmas ya se han ido y las cruces a los costados de un camino recuerdan que algo malo también ocurrió. El viento que baja a tropel de aquellas montañas trae el canto amable de la naturaleza y entonces siento que creer es una herramienta poderosa para que el miedo se vaya para siempre.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Bomberos se cansan y retornan a sus hogares a curar sus heridas
La marcha indígena llega a San Rafael y piden sumarse a la lucha contra el fuego
Margarita Pocubé, la mujer que lo perdió todo en el incendio
El peor apocalipsis del incendio lo viven los animales silvestres
“En México estamos ante un auge del periodismo de investigación”
El rugido internacional de los colmillos del jaguar
Las historias de Alfonso Cortez
La vida tranquila
Ni los años, ni las décadas rinden a los padres que sufren el robo de un hijo
El concierto del tren
Realidad o ficción
El arte de Leoni para reforestar el bosque
La danza del jaguar
La familia Rivero Jordán
Nuestro segundo Premio Rey de España
A los viajes no se los lleva el viento
Los caminos de la información
María Cristina Botelho, escritora y difusora de las letras hispanas
La quebrada de Cuevo
El mechero de don Andrés
En Facebook


22/09/2019
No fue una guerra; fue un linchamiento
22/09/2019
El proyecto 1619 y la esclavitud en EEUU 
22/09/2019
Santa Cruz, como el ave Fénix
21/09/2019
Las encuestas no autorizadas
21/09/2019
Primavera silenciosa
21/09/2019
La difícil construcción de una gestión metropolitana cruceña


EL DEBER
 
Te puede interesar
UN DESAYUNO CON...

Video: Entrevista a Roberto Landívar de Autokorp

Crónicas Corrosivas

Claure, uno de los impulsores
ESCENAS

Melodías suizas y bolivianas en el eje troncal

Diez
Ponce destacó el trabajo de Blooming pero nombrándolo como Bolívar. Foto: Archivo
SANTA CRUZ

El lapsus de Miguel Ponce al confundir a Blooming con Bolívar

Leclerc vuelve a mostrar sus credenciales en Singapur. Foto: AFP
SINGAPUR

Leclerc supera a Hamilton en lucha por la 'pole'

Vidal en el ojo de la tormenta. Foto: AFP
DTV

La mano y penal de Vidal en la derrota del Barcelona a manos del Granada

Sociales
SOCIALES

Infobae destaca el éxito de la banda boliviana Blssom

En esta momento la actriz Alejandra Áñez encara una nueva temporada humorística denominada Marido afuera con razón contenta
Lo último

“Estoy desilusionada de la persona con la que me casé”

SOCIALES

Siempre Diva, nunca 'InDiva'... Jennifer Lopez deslumbró con icónico vestido en la Fashion Week de Milán