PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 19/04/2019


Santa Cruz de los collas

Me tocó presenciar una noche cómo cuatro cruceños golpeaban a un colla desprevenido que circulaba por la calle Sucre, cerca al mercado Nuevo. Aquellos eran tiempos de lucha por el 11% y los collas, en general, eran sindicados, con sobrada razón, como causantes del atraso secular y opuesto a nuestras aspiraciones de progreso. Esa época convulsa nos marcó a todos –también nosotros entramos en el baile-, y no había forma de dormir con los ojos cerrados, por cuanto el estado de vigilia permanente no lo permitía, y había que estar con el oído atento al repiquetear de campanas que nos convocaba a concentrarnos en el centro. Además, las damas cívicas tocaban las puertas de nuestras casas al grito de: “¡Los ucureños nos comen!”, y había que salir de rajatabla.

Hace años que la situación ha cambiado diametralmente; es decir, que el fenómeno se ha replicado a la inversa: actualmente la correlación de fuerzas es de cuatro collas por un camba cruceño, por causa de la migración espontánea que ha hecho que los migrantes del interior que antes eran minoría sean en la actualidad la nueva mayoría. El primer contingente que cruzó el rio Piraí no lo hizo para recoger agua de la otra orilla, sino para quedarse y mezclarse con el cruceño en vías de extinción, que pronto será un perfecto desconocido en el seno de su propia tierra. A quienes veremos en el apócrifo Día de la Tradición, y con sombrero de saó, será a los collas subiendo al palo ensebao.

El otro día me asomé a curiosear al centro de la plaza y la encontré atestada de gente del interior y de palomas mensajeras, que me pareció que estaba en plena plaza Murillo de la ciudad de La Paz. Además que los hermanos gremialistas (mercachifles y transportistas) estaban en otra de sus acostumbradas manifestaciones contra el Concejo Municipal que, dicho sea de paso, ya debería estar pensando en trasladar sus oficinas lejos del centro citadino.

Fueron los notables suscriptores del Memorándum de 1904, orgullo cruceño, quienes propusieron la construcción del ferrocarril oriental que “permitirá –decían entonces- la población de vastos territorios despoblados..”. Pero tales notables apostaban por la inmigración de gringos que llegaran con capital de inversión y terminaran vinculándose con nuestras hermosas mujeres para sacar mejor cria.. Pero quienes comenzaron a llegar, primero de a poco y luego por montones, fueron los migrantes collas y, a estas alturas, es imposible colocar candados y tampoco es procedente “construir muros con puertas grandes y bonitas..”, como el que construye el xenófobo Donald Trump en la frontera con México, en su desespero por atajar a los ‘espaldas mojadas’ y otros inmigrantes indeseables.

Como resultado de la migración que, en principio, fue concebida como aporte de mano de obra para la incipiente agroindustria, los migrantes terminaron por quedarse y apropiarse de las tierras agrarias sobre las cuales fundaron comunidades bautizándolas con nombres quechua y aimara, tales como Jallalla, Orinoca, Urkupiña, Tahuantinsuyo, etc., para evocar sus lugares de origen donde ya no tenían pensado retornar. En el oriente fecundo encontraron la tierra de promisión, el verdadero El Dorado que afanosamente buscara Ñuflo de Chaves. En el fondo, con los migrantes collas se concretó el lema ñuflense de “poblar y decantar la tierra”, pero se extralimitaron.

Al ritmo acelerado con el que avanza la migración interna que baja de occidente, más temprano que tarde, Santa Cruz de la Sierra pasará a denominarse Santa Cruz de los collas, y así será conocida en el futuro. Incluso, en este preciso momento, existe en ejecución un proyecto urbanístico de varias hectáreas en la zona Norte con el sugestivo nombre de Nueva Santa Cruz como gancho efectivo para atraer más migrantes altoperuanos. Finalmente, aclaramos al amable lector, que las opiniones que anteceden forman parte de nuestra memoria histórica, otros tendrán una versión diferente de los hechos, no lo discuto.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El transfuguismo en su mejor momento
El federalismo
Santa Cruz de los collas
Cotas, una empresa tecnológica
El Comité Cívico y el representante provincial
En nombre de la democracia
Requiescat por Mauricio...
Cuidado con las guarimbas
Réquiem por el Palacio Quemado
El padre Toribio (crónica de ayer)
La confrontación por Incahuasi
La corrupción en competencia
Anticuado recurso del método
Persona non grata
Cortacintas de ocasión
Crónica del paro cívico y algo más...
¿Traidores a la patria?
En Facebook


20/07/2019
El poder cruceño
20/07/2019
¿Inaplicabilidad o reforma arbitraria?
20/07/2019
Primitivos, violentos y astutos
20/07/2019
Riesgos de una investidura fallida
20/07/2019
¿Existe el fracaso?
19/07/2019
¡Good luck Mr. Gorsky!


EL DEBER
 
Te puede interesar
Condenan a 30 años de cárcel al hombre que asesinó a su pareja | Imagen referencial
SUCRE

Condenan a 30 años de cárcel al hombre que asesinó a su pareja

Mario Silva dice que de ser que de ser electo fiscalizará al alcalde de La Paz Luis Revilla por considerar una serie de irregularidades en su gestión | Foto: Archivo ANF
LA PAZ

Dirigente denunciado por irregularidades con Vías Bolivia es postulado como diputado por el MAS

El imputado (izquierda), fue funcionario de Cotas por más de 20 años. Dijo que no actuó solo en el hecho. Foto: HERNÁN VIRGO
ECONOMÍA

Acusado de robo dice que Cotas ‘maquilló’ cifras; la telefónica le resta crédito

Diez
Raldes siendo posesionado como nuevo presidente de Oriente. Foto: Gery Zurita
FÚTBOL

Oficial: Raldes es el nuevo presidente de Oriente

Los jugadores de Aurora en la cancha del estadio de Aiquile. Foto: APG Noticias
AURORA-GUABIRÁ

Aurora-Guabirá, el sexto walk over de la historia del fútbol boliviano

ORIENTE

Mirá el recuento de los votos de las elecciones

Sociales
SOCIALES

Fernando Eid, en busca de nuevos rumbos

SOCIALES

José José... ¿cambió su testamento por su hija?

SOCIALES

Messi juega fútbol en la playa y revoluciona a su hotel