PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 09/12/2018


Y aún hay quienes se sorprenden

Es muy preocupante comprobar cómo aun hoy, y a 13 años de un gobierno que no ha dejado de dar muestras fehacientes de su desapego a las leyes y a la voluntad popular, todavía hay quien se sorprenda con los garrotazos que da de manera directa o a través de los otros poderes del Estado que están bajo su control. ¿Cómo es posible que haya habido gente confiada en que el Tribunal Supremo Electoral iba a actuar en consecuencia con los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, convocado por el propio TSE, bajo presión del Gobierno y de su partido? Pues sí, hubo. Más de uno creyó en ese milagro.

Preocupa ahora más esa persistente credulidad de algunos en la independencia de unos poderes que hace tiempo están sometidos al control de Morales y su cúpula partidaria, que la nefasta apuesta prorroguista de estos. Esta última, ninguna novedad para quienes están sufriendo en carne propia los estragos provocados por el abuso de poder de Evo y compañía, y tampoco para los que acompañan de cerca los acontecimientos políticos que marcan el rumbo de Bolivia. Pero la primera, la ingenua creencia de que aún hay en quien confiar en las estructuras del Estado, sí sorprende. E insisto, preocupa.

¿Qué más debe ocurrir en Bolivia para que nos terminemos de convencer que estamos en manos de una cúpula gubernamental decidida a todo –lea bien, a todo– para perpetuarse en el poder? ¿No basta la suma de atropellos y violaciones a la Constitución vistos hasta hoy? ¿No fue suficiente el desconocimiento artero a la voluntad popular expresada en el 21-F? ¿Ha sido poca cosa el fallo del Tribunal Constitucional, abiertamente contrario a la misma Constitución que juró defender? ¿Resultaron escasas las evidencias anotadas y públicas del deterioro que padece el TSE? ¿Qué más debe ocurrir, acaso un autogolpe?

Preocupa aun más comprobar cómo hay sectores de la sociedad que, incluso teniendo pleno conocimiento de cómo va el Gobierno y cuáles sus propósitos, insisten no solo en hacer la vista gorda frente al avance de sus atropellos, sino que además se esfuerzan por rendirles pleitesías a los jefazos, preparándoles actos, tarimas y hasta premios y distinciones con los que pretenden ayudarles a disfrazar abusos o a atenuar la brutalidad de sus golpes. En muchos casos, reeditando atropellos, como el de presionar y hasta amenazar con castigos y despidos a los trabajadores o subalternos que se resistan a ser parte del circo.

Sectores y actores, habrá que remarcar. Muchos de ellos convencidos del discurso que les vendió muy bien y a precio alto el propio Morales, pero que hoy ya no tiene valor alguno. El discurso de la estabilidad. “Solo mi Gobierno les puede garantizar estabilidad”, les viene diciendo desde hace años, aludiendo de que estando él en el Gobierno ya no hay quiénes ni para qué se convoquen paros y bloqueos como los protagonizados por los cocaleros de Morales antes de que él llegue al poder. Un discurso desfasado, porque hace tiempo que en Bolivia no hay sosiego. Si antes eran los cocaleros por coca, ahora es la ciudadanía en todos sus estamentos la que está en las calles, en paro y bloqueando, por democracia.

Ahora peor que antes, vale la pena subrayar. Porque ahora lo que está en riesgo ya no es solo el derecho de algunos cuantos a cultivar coca excedentaria, como en los años de Evo líder cocalero, sino el derecho de todos los bolivianos a vivir en democracia, aun cuando esta es débil y está en construcción. Un derecho que debería ser defendido por todos, y no solo por unas cuantas plataformas ciudadanas organizadas y por aun menos actores políticos. El freno para que esta defensa no sea mayor y más contundente está tanto en manos de los funcionales al Gobierno, que creen asegurar ganancias con ello, como en las de los crédulos ya mencionados al inicio.

Qué pena que los bolivianos no podamos tener sosiego. Qué pena esta de tener que estar viviendo a sobresaltos, a expensas de los golpes arteros que da una cúpula cada vez más alejada del pueblo y de sus propias bases. Qué pena no poder dedicar este maravilloso espacio a historias de vida agradables y de verdad esperanzadoras. Lo siento, pero ahora no hay excusa posible para no apretar una y otra vez la tecla de defensa de la democracia.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Acerca de revolú y reboludos
Maravillas en la ciudad de los anillos
Democratizar la fuerza pública
Libertad para vivir o para morir
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
Jugando a la democracia
Corrupción e impunidad, combo maldito
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
En Facebook


25/05/2019
El federalismo
25/05/2019
Dejémonos de historias
25/05/2019
Un conflicto no solo comercial
25/05/2019
¿Hasta cuándo aprende el cerebro?
24/05/2019
Almagro
24/05/2019
Bendición a la madre


EL DEBER
 
Te puede interesar
Uno de los riesgos que ha aumentado los casos de cataratas es la diabetes.
SALUD

La exposición al sol es el principal factor para la aparición de cataratas

BOLIVIA

Mira lo que le pasó al alcalde de Sucre en pleno festejo del 25 de Mayo

Ambos serán recluidos en penales de La Paz. Foto: APG
BOLIVIA

Dictan detención preventiva para dos funcionarios de Uelicn por intentar sustraer documentación

Diez
Ariel Núñez decidió rescindir con Wilstermann. Foto: Archivo
FÚTBOL

Núñez y Wilstermann disuelven contrato de mutuo acuerdo

La selección cumplió su segundo día de entrenamientos en Santa Cruz. Foto. Fuad Landívar
FÚTBOL

Bolivia perfila un esquema de juego para neutralizar a Francia

Williams esta a un título de batir el récord mítico de Margaret Court.
TENIS

Serena Williams, en tierra desconocida en Francia

Sociales
SOCIALES

Myriam Hernández muestra su lado humano en Bolivia

SOCIALES

El primer concierto de las Spice Girls... ¿un desastre? 

SOCIALES

Gabriela Arredondo 'aplasta' a su hermana en competencia