PARA ELLAS

Con sabor y aroma a chocolate


Para la piel. Este producto es uno de los ingredientes más utilizados en la industria de la belleza. Puede ser aplicado en el cuerpo y el rostro

La chocolaterapia es una alternativa de embellecimiento que que se puede utilizar en todo tipo de pieles. Foto: Nathalia Magarzo / Locación: Centro de Estética Nueva Imagen
Escuchar el artículo Pausar Lectura

30/05/2018

Después de casi dos días de viaje, donde no sabía si era de día o de noche, si almorzaba o cenaba, si era hora de dormir o estar despierta, solo sabía que mi cuerpo estaba sufriendo los efectos de un largo viaje y que necesitaba urgente un momento de desintoxicación, de drenaje linfático, hidratación y relajación. Y no tuve mejor idea que refugiarme en mi rincón favorito con mi alimento más que favorito... ¡el chocolate!   
No es un secreto que el chocolate es uno de los ingredientes más utilizados en la industria de la belleza, se ha demostrado que posee una gran cantidad de elementos que benefician nuestra salud tanto por dentro como por fuera. Nos activan la hormona de la felicidad, además de regalarnos ese gloss natural que posee nuestra piel. 

No solo comer chocolate le hace bien al organismo (eso sí, no debés consumirlo en grandes cantidades y de preferencia debe tener un alto porcentaje de cacao), sino que al aplicarlo sobre la piel,  vemos cómo inmediatamente esta se vuelve más suave y brillosa.  

Esta mejora sucede gracias a que el chocolate le provee al cuerpo nutrientes que regeneran la piel.

Beneficios

El chocolate oscuro u amargo posee una gran cantidad de antioxidantes y otorga los siguientes beneficios a la piel: humecta y suaviza. Contiene antioxidantes que luchan contra los radicales libres, que causan el envejecimiento. Suaviza las arrugas. Calma la piel irritada. Reduce la inflamación y mejora la circulación.

El aroma del chocolate  estimula la producción de endorfinas produciendo un efecto energizante, aumentando el buen humor, mejorando el ánimo y disminuyendo el stress. 

Además, por el alto contenido de antioxidantes, lucha contra los radicales libres y la oxigenación celular. Y al ser rico en polifenoles, mejora la circulación sanguínea.

Se utiliza en tratamientos anticelulitis y de rejuvenecimiento tanto facial como corporal, ya que tiene propiedades adelgazantes, desintoxicantes y reafirmantes.

Se realizan masajes de relajación con un baño de chocolate caliente que hidrata profundamente y suaviza la piel, aparte de estimular el ánimo y provocar un efecto placentero. 

Mascarilla corporal

Con esta mascarilla de chocolate puedes obtener una piel suave, rejuvenecida y extremadamente hidratada; por lo que es usado como elemento principal en muchos tratamientos de spa.

Con estos ingredientes prepará tu propia mascarilla corporal, 1/2 taza de chocolate en cuadritos, rayado o en chips; dos cucharadas de manteca de cacao o aceite de coco; tres cucharadas de leche entera y dos cucharadas de crema.

Para preparar la mascarilla corporal o chocolaterapia derretí el chocolate y la manteca de cacao al baño María en el microondas. Hacelo en recipientes separados sin quemarlo. Lo mejor es poner el microondas por cinco segundos, revolvé y ponelo por cinco segundos más. Repetí esta operación hasta que la manteca de cacao esté suave y el chocolate completamente derretido. Mezclá y dejá que enfríe a temperatura ambiental.

Mezclá el resto de los ingredientes con el chocolate y aplicá la mezcla con las manos sobre la piel limpia en los lugares donde desees. Una vez extendido, envolvé la zona en plástico para crear calor y que la mascarilla penetre. 
Dejá que la mascarilla actúe por unos 20 minutos. Finalmente, eliminá el exceso con una toalla humedecida o tomando una ducha. 

Mascarilla facial

1.- Ingredientes: ½ taza de cacao en polvo, 4 cucharaditas de avena en polvo, ½ taza de miel y 4 cucharaditas de crema sin fragancia.

2.- Mezclá el cacao y la avena, luego integrá lentamente la miel y la crema, hasta que se forme una pasta.

3.- Lavá tu rostro, secalo y aplicá la mascarilla con un masaje circular (sirve como exfoliante). Déjala durante 20 a 30 minutos. A la vez podés colocar bolsitas de manzanilla fría sobre los ojos y relajarte.

4.- Enjuagá con agua templada y finalmente, agua de rosas como tónico.