PARA ELLAS

El día de la mujer, para seguir en la lucha


No más machismo. Para combatir esta lacra, se debe educar en casa esencialmente, ya que los niños y las niñas aprenden por imitación. Tarea aún pendiente


Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/10/2018

Es irónico que en nuestro país se festeje el Día de la Mujer dos veces en el año y los feminicidios no disminuyen, la igualdad salarial nunca llega, la paridad de género en las esferas políticas solo está en el papel y los hombres continúan alegando que pueden piropear o mirar las piernas y los senos de una mujer, y eso no es acoso.

Mañana es el Día de la Mujer Boliviana, en homenaje al nacimiento de la poetiza pionera del feminismo en el país, Adela Zamudio. Desde su muerte han pasado 90 años, hasta se han promulgado muchas leyes que amparan y protegen a las féminas, sin embargo, casi nada ha cambiado. Las cifras alarman: Una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia machista, física, sexual o sicológica por parte de su pareja o de terceros.

¿Qué vamos a celebrar?
Que continuamos viviendo en una sociedad machista, donde las mujeres siempre están en desventaja.

Esto es cultural, dijo Rolando Justiniano, director de la Universidad Iberoamericana de Liderazgo (Unilid) durante una charla que sostuvo en Miami. “Se paseaba mostrando superioridad, el personaje del gallo en un teatro francés, representaba el sentimiento que llevan un gran porcentaje de hombres en América, quienes poseen una estructura machista. Para los franceses, es extraño y ajeno este sentimiento machista, ya que en su cultura no es común. Los europeos no vuelcan la mirada lujuriosa ante la presencia de una mujer atractiva, lo cual es común en nuestra sociedad, donde a veces a la mirada, le siguen palabras obscenas. Esto se debe a que, lamentablemente, la mujer es vista como un objeto sexual”.

A raíz de esto, Lorena Hoyos, sicóloga de Sal & Luz, coaching, liderazgo y capacitación, se pregunta: ¿Cuáles son las causas del machismo y sus consecuencias? Consciente del rol fundamental que tiene la mujer en la crianza y desarrollo de los hijos, sugiere unas pautas clave de cómo las madres pueden evitar que el machismo surja en sus hogares.

El juego de las necesidades

Los hijos desde pequeños pueden ser inconscientes y desconsiderados al tratar de satisfacer sus propias necesidades. Algunas madres permiten que los niños obtengan una posición privilegiada en la familia, incluso por encima de ellas. Y eso hace que se sientan amargadas o resentidas hacia los hombres desagradecidos y egoístas; otra veces para evitar conflictos, ceden a la mayor parte de las exigencias de ellos.

La educación falla porque hay demasiadas cosas, que se pasan por alto y con las que no nos ponemos lo suficientemente serios. Es ahí donde los padres, cuando toca educar, tienen mucho que hacer porque la responsabilidad es enorme. No se nace maltratador ni se nace machista, se aprende por imitación. Y tanto de la madre como del padre.

La sicóloga recomienda una medida para revertir estas situaciones y que los hijos tomen en cuenta las necesidades ajenas. “La madre debe exigir lo que le corresponde y para ello debe evitar ordenar, sermonear, aconsejar, juzgar, ridiculizar, sicoanalizar o enseñar, porque dichas formas de comunicación son ineficaces para la modificación de la conducta de los otros. De a conocer sus emociones utilizando lo que se conoce como el Lenguaje Yo”.

Este esquema de comunicación permite a las madres revelar su insatisfacción de manera inteligente y el planteamiento es el siguiente: “Cuando dejas tirada la toalla, yo me siento enojada porque tengo que levantarla y me siento cansada”.

Hay que decir: “yo me siento”, y no “tú me haces sentir”, ya que la segunda forma puede cargar de culpa a la otra persona y lo que se desea con este tipo de comunicación es darle a la mujer una herramienta de comunicación de sus necesidades de manera asertiva.

La relación entre parejas, comunica sobre sexualidad a los hijos y la comunicación de las necesidades y sentimientos induce a la intimidad familiar, algo indispensable en las relaciones familiares saludables.

Pasos importantes

En la cultura japonesa, se les enseña a los niños y a las niñas que sean responsables de sí mismos y de sus actos. Copiemos esto de los japoneses.

La madre debe formar el carácter del niño y de la niña en base a valores de respeto y solidaridad.

La tarea educativa para frenar esta lacra del machismo es colosal. Hay que ponerse, en serio, manos a la obra o seguir lamentando atropellos y cada año más muertes.

Cifras

Cercano
El 56% de las mujeres y el 48% de los hombres de 20 a 25 años en Amé- rica Latina tienen alguna conocida cercana que ha sufrido violencia fí- sica o sexual en el último año, según un estudio de la ONG Oxfam

Aterrador
Se estima que al menos una de cada tres mujeres mayores de 15 años ha sufrido violencia sexual, lo que alcanza la categoría de epidemia, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Mortal
La ONU indica que América Latina es la región donde se presentan más asesinatos de mujeres. 14 de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de feminicidio están en esta parte del mundo