PARA ELLAS

Espirulina, el superalimento del Siglo XXI


Alga. Es una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales, recomendada por la ONU y la OMS


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/02/2019

La decisión de tener una alimentación verde compuesta por hojas implica mucho más que seleccionar los alimentos que ingerimos. Es importante saber cómo ingerir los nutrientes necesarios sustituyendo los alimentos más tradicionales –carne, huevo, leche– por otros más saludables.

“¡No podés dejar la carne! –me reclamó una amiga–, necesitas las proteínas”. Comencé a investigar alimentos que pudieran suplir la carne roja y proporcionar la requerida cantidad de proteínas para mantener el equilibrio nutricional y fortalecer el sistema inmunológico.

La primera vez que escuché el nombre –espirulina– me sonó a una golosina infantil. No sabía si era un invento o un chiste. Llegué a casa y quise buscarlo en internet. ¡Pero nada! Mi mente no lograba recordar el nombre. En mi mente solo aparecía Mary Poppins cantando “supercalifragilisticoespialidoso” mientras volaba con su paraguas abierto. Ahora, años después, la espirulina forma parte cotidiana de mi alimentación.



Tuve que reencontrarme con una nutricionista para que me sugiera nuevamente el nombre, y esta vez sí, le pedí que lo escribiera. Bastaron 5 minutos, de esos que pasan rápido, para que me convenciera sobre el valor de este polvo verde. Y sí, eran tantas ventajas que, de seguro, podría salir como Mary Poppins, llena de energía y vitalidad.

La espirulina es un alga con forma de espiral de color verde, o azul intenso, reconocida por su gran valor nutritivo. Es una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales. El Colegio de Farmacéuticos de Barcelona considera que el aporte proteico del alga es muy superior a otras fuentes y estima que se puede absorber un 65% de sus proteínas, mucho más que en otras carnes. Sus componentes vitamínicos contienen vitaminas A, C, D y E, además del grupo B, a lo que podemos sumar su riqueza en minerales: calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo y zinc.

La ONU y la Organización Mundial de la Salud recomiendan el empleo de microalgas como la espirulina contra la malnutrición aguda en situaciones de emergencia humanitaria, de malnutriciones de índole crónica, y para el desarrollo sostenible.

Los beneficios nutricionales de la espirulina son tan convincentes que la NASA incluye su consumo en la dieta de los astronautas y muchos atletas chinos también la ocupan para mejorar su rendimiento deportivo.



La presentación en pastilla o píldora es la forma más sencilla de consumo. También es posible obtenerla en polvo y mezclar una cucharilla con los batidos o jugos en el desayuno. Es recomendable consumirla por la mañana para aprovechar al máximo la energía que transmite. ¡Ah!, al inicio te chocará el olor a pescado propio de los alimentos marinos, pero pronto te acostumbrarás y sentirás los múltiples beneficios de un superalimento.