PARA ELLAS

Javier Delgado siete reinas... y contando


Estilista. Es el encargado de poner más bella a la reina # 80 del Carnaval cruceño, Fátima Jordán. El maquillador y peinador de siete soberanas del Carnaval cuenta detallitos


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/02/2019

“Empezamos con un elástico, para hacer una cola, se coloca fijador y bastantes porteñas grandes para agarrar el tocado y se va creando el peinado, con el mismo cabello o con postizos, hasta lograr el arreglo que armonice con el rostro de la reina, su tocado y su traje”, describe Javier Delgado su faena en la preparación de una soberana de Carnaval para sus presentaciones.

El estilista recuerda que siempre soñó con peinar a la reina del Carnaval, por ello es que mientras se formaba ‘espiaba’ a Pippo Peinador de reinas cuando este realizaba esa labor en su salón. “Lo seguía a él y a su reina hasta el carro alegórico o evento para ver el peinado y lo que el peinador hacía en ese tiempo”.

¿Cuándo se hizo realidad tu sueño?



La soberana de 2004, Olivia Saucedo, confió en mis manos para arreglar su cabello y su maquillaje. La reina fue proclamada por las comparsas Picarazos, Vándalos y Fantoches, agrupados como Arete Ija, y yo me desmedí en atenciones para que ella impactara en todas sus presentaciones.

¿Cuáles son los recuerdos que te han dejado cada una de tus reinas?

Olivia tenía una cabellera abundante y eso favorecía para crear todos los peinados.

Mi segunda reina fue Maricruz Ribera, que marcó época porque fue elegida por el pueblo y era una magnífica, por eso estaba en muchos calendarios y eso me hizo más visible, porque tenía que peinarla también para las fotos.



Luego fue Davinia Fernández. A ella la compartí con don Pippo Galarza, pero nunca llegamos a coincidir. Él la peinaba y yo me encargaba de su maquillaje.

Con Daniela Saucedo, en 2013, disfruté de su frondosa cabellera, que permitía hacer todos los peinados. Ella me ayudaba haciendo sus bucles y me esperaba casi lista para que yo empezara a trabajar.

Otra de mis reinas inolvidables fue Anabel Angus, ella dejó huellas en la memoria de la gente, por ser una presentadora de TV muy querida. Ella me mencionó en el discurso de su coronación y por eso me emocionó hasta las lágrimas.

A Valeria Saucedo me la entregaron cuando fue restituida como reina. Ella tiene poco cabello, por lo que armarle un peinado es trabajoso, pero llegamos a hacerlo con postizos y trenzas. Lo lindo es que era bien segura de lo que quería.

¿Sabías que hoy estás peinando a la reina número 80 del Carnaval cruceño?



Muy feliz, mirá, son ocho décadas de vivir la fiesta grande con una soberana a la cabeza de las carnestolendas y me toca ese honor con una dama tan bella y noble, que exploto de felicidad.

Estoy disfrutando de mi reina número siete, muy orgulloso y agradecido por la confianza de la comparsa coronadora Los Flojonazos, de la familia de Fátima y no me queda nada más que decir: ¡Que viva la reina!