PARA ELLAS

Judith Castedo gestó un nombre y una herencia


La matriarca de Casa Roxana. La casa de moda y su promotora han sido reconocidas por la Cainco por sus 50 años de trayectoria empresarial. Esta es la historia de su señorío

Estampados. Esta propuesta es parte de la nueva colección primavera-verano de Casa Roxana.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

24/10/2018

Sin dudarlo, al pensar en un nombre para su tienda de ropas, que crecía velozmente gracias a su esfuerzo y tesón en la oferta de exclusivas prendas de gala para damas, eligió el de su única hija, Roxana, y así selló una tradición en la moda de la ciudad de los anillos.

En la urbe cruceña corría el 1968 cuando la novel empresaria Judith Castedo López se animó a instalar una tienda en la aún polvorienta calle Florida del casco viejo de Santa Cruz. En una piecita acomodó dos vitrinas e inició su aventura, pues en el living de su casa ya no había espacio para atender a sus exigentes clientas. En este lugar arrancó Casa Roxana, fueron cinco años de cimentar el negocio, luego se trasladó a la vuelta, calle 21 de Mayo N° 234, donde progresó y alcanzó éxito en el sector.

Hoy, al cumplir medio siglo de tradición ligada a la moda, la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) la ha reconocido por sus 50 años de trayectoria empresarial.

La señora Judith o ‘Yudy’, para los más cercanos, camina cómodamente entre las blusas, faldas, trajes, vestidos de gala, calzados y carteras de su boutique; esa pasión e inquietud fue la que transmitió a su hija Roxana y a su nieta Judith Carolina. Ahora, las tres hablan el mismo idioma.

Un medio de expresión

La moda es un vehículo de expresión y ella supo interpretar los deseos de sus clientas y transmitir el de los diseñadores a las mismas. Porque hablar de moda es sinónimo de Casa Roxana y la gestora de esta empresa abrió senda para que diseñadoras locales entablen contacto con profesionales de la moda de Brasil, Argentina, Estados Unidos, París e Italia.

En 1997, con la inauguración de las nuevas e imponentes instalaciones en la misma calle 21 de Mayo y de la mano de su hija, Roxana Méndez, quien se dedica exclusivamente al sector varones, el emprendimiento brilla con luz propia. Como era de suponer, todo el esfuerzo y dedicación han tenido grandes frutos y hoy en día Casa Roxana es uno de los imperios de moda más grandes del país.

Ahora son tres generaciones dedicadas al mismo campo, pues su nieta mayor, Judith Carolina Parada Méndez, quien luego de especializarse en Fashion Marketing, se integró al clan en 2009 y está al frente del sector novias.

Tres mujeres, tres generaciones y una misma visión, ofrecer para el país lo mejor en marcas, moda y calidad. “Para Casa Roxana, acompañar en estos 32 años de ediciones ininterrumpidas de Para Ellas, es un gran privilegio ya que esta firma tiene el propósito de ayudar a crecer a la mujer en su autoestima y empoderamiento. Para Ellas es una herramienta de crecimiento integral para la mujer, nosotros aportamos desde la moda y estaremos siempre prestas a colaborar con consejos y orientación para el buen vestir”, remarca la empresaria.

Anécdotas

Entre los contratiempos que se tenía que sortear por los 60, cuando las travesías se las realizaba en tren, los viajes duraban entre tres y cuatro días hasta San Pablo (Brasil) o Buenos Aires (Argentina). La mercadería a veces era decomisada en la frontera. Ese es un recuerdo constante de la empresaria sobre sus inicios en el sector.

“En una ocasión me quitaron la mercadería en la frontera Argentina, me presté dinero y regresé a comprar la misma ropa, no podía defraudar a mis clientas, ellas me esperaban por hora para abrir las maletas conmigo. Antes me manejaba con agenda, ahí tenía los números telefónicos, ahora es con WhatsApp, me acomodo a las nuevas tecnologías para brindar un servicio eficiente.

Sobre mis clientas y amigas, si tuviera que nombrar a todas, no terminaría porque son muchísimas, pero no olvido a la señora Memphis Chávez porque era una persona muy elegante y cariñosa, siempre con mucha simpatía, la tengo siempre presente en mi corazón”.

Y con ese cariño a flor de piel, más el esfuerzo y el trabajo sin descanso de esta empresaria cruceña, Casa Roxana se convirtió en un referente de moda para toda Bolivia vistiendo a las mujeres para las más especiales ocasiones, vestidos de quinceañeras, de cóctel, de gala (como bodas y promociones); así también para varones elegantes. Y por supuesto, todos los complementos, incluyendo zapatos, bisutería y accesorios en general para todos los estilos.

Familia

La señora Judith es fruto del hogar que conformó Jesús Castedo y Emilia López. Y su clan familiar se completa con sus hijos Julio César y Róger Méndez Castedo, además de cinco nietos y cinco bisnietos.

Esta es la familia que la contiene y por la que ha forjado una empresa reconocida a escala nacional con años de trayectoria distinguida en el campo de la moda y la belleza, tanto femenina como masculina.

Tres generaciones. Judith Castedo López, Roxana Méndez Castedo y Judith Carolina Parada Méndez