PARA ELLAS

La colorina de los esmaltes bolivianos


Visionaria. Elizabeth es una muestra de la pujanza de la mujer que apuesta por el país. Para ello está preparando a sus hijas

Esposa y madre. Está casada con Ángel Baldelomar y tiene tres hijos, Alisson (22), Ruby (17) y Otoniel (9)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/10/2018

Hay más de 500 colores de esmaltes Colorina y son 100% bolivianos, eso lo acredita la banderita rojo, amarillo y verde de las etiquetas. La gestora de este emprendimiento es Elizabeth Rosy Cayoja Vidal, cruceña de padre orureño y madre vallegrandina, que junto a su esposo y desde hace pocos años, sus hijas mayores, están desplegando y apuntalando la empresa Shekináh SRL, Import Export., especializada en el sector de la cosmetología.

Elizabeth salió bachiller del colegio Bautista Boliviano Brasileño y se formó como auditora financiera, mientras soñaba con ser empresaria.

¿Sus padres le sembraron la idea de hacer empresa?

Mis padres eran gremialistas, vendían en el mercado Los Pozos y junto a mis seis hermanos, los ayudábamos. Fueron tiempos difíciles pero nunca nos faltó nada. En el colegio yo sentí el deseo de crecer y formar una empresa propia.

¿Cuáles fueron los primeros pasos de Colorina?

Durante algunos años trajimos con mi esposo esmaltes de Brasil y aquí los envasábamos. Luego pasamos por momentos difíciles, hasta que Dios me llevó a la primera feria mundial de la materia prima de Brasil, yo era una comerciante con poco capital, pero me arriesgué y llegué a viajar gracias a una promoción de Aerosur, que ofertaba pasajes a mitad de precio. En aquella ocasión me encontré directamente con los proveedores. Me tendió la mano, una de mis hermanas y mucha gente buena. Emprendí un nuevo reto, porque esa experiencia abrió mis ojos.

Nos animamos a hacer realidad el sueño, después de un viaje a India, allá están los principales productores de pigmentos del mundo. Desde ese momento emprendimos la industria. También somos importadores de productos para salones de belleza y spas.

¿Por qué Colorina?

Mientras pensaba en mi empresa recordé una telenovela mexicana que llevaba ese nombre, me pareció que decía mucho sobre color.

¿Viaja mucho para traer nuevos productos?

En India también conocimos al más grande fabricante de envases. Viajo a Corea, a la feria de Hong Kong, a Las Vegas, me estoy especializando en el sector de cosmetología . Aprendí que Corea es el país que se ha especializado en productos de belleza para el rostro, no hay mejor materia prima para el rostro que la de ellos.

Ahora estamos fabricando también bases para maquillaje, fijador para el maquillaje, rimel y gotas de encantamiento. Sobre nuestros esmaltes, el gran porcentaje de pigmentos (color) que compro es de Italia y de Alemania; un 70 % italiano y el 30% de la materia prima (laca) es brasilera.

Colorina tiene la máxima calificación de calidad de 5 Free, eso certifica que son libres de tolueno, ftalatos, formaldehído, resina de formaldehído y alcanfor, lo que los hace muy seguros para la salud y respetuosos con el medio ambiente.

¿Tienen laboratorio?

Tenemos un laboratorio físico, químico y microbiológico donde hacemos los controles de calidad, con certificación del Ministerio de Salud, que fue montado con la idea de producir medicamentos en el futuro. Estamos tras una ISO para poder exportar y ya tenemos interesados.

¿Cómo es que sus hijas están inmersas en la empresa?

Las hemos educado para que ellas sean parte de este emprendimiento familiar.

Alisson estudia ingeniería química y hoy se encarga de las etiquetas de los productos y Ruby estudia bioquímica y farmacia, actualmente se ocupa de la publicidad. Ambas conocen de laboratorios y viajan conmigo a las ferias internacionales. Ellas crecieron viéndome esforzarme y se contagiaron de esa visión; producimos y vendemos calidad.

Soy una mujer de pactos. Dios ha hecho prosperar mi hogar y ha bendecido mi familia y es así que apuntamos a ser la primera empresa de cosméticos del país.

Familia. Elizabeth junto a su esposo y sus tres hijos