PARA ELLAS

Mary Nery Balcazar festejará de Tipoy


Dos motivos. El 22 celebrará su cumpleaños con una capirotada y el 23 estará en la serenata a Santa Cruz

Orgullosa. En las ramas floridas de un guapurú se colgaron los tipoys de esta cruceña, nacida en Vallegrande
Escuchar el artículo Pausar Lectura

19/09/2018

En el primer patio de la acogedora vivienda de Mary Nery brillan en todo su esplendor las ramas de un guapurú, el árbol que se ennegrece cargado de dulces frutas cada dos o tres meses. En esos delgados y resistentes gajos ella colgó una decena de tipoys de cambita.

No eran solo vestidos colgados, son los trajes que ella elige para lucir en las cenas de gala de los eventos internacionales donde acude invitada como directora de la cooperativa Fátima.

“Desde 2002 estoy en el consejo de la cooperativa, primero como secretaria y luego como presidenta, eso me ha permitido viajar y mostrar la vestimenta típica de la mujer del oriente. Cada cumbre llevo un tipoy nuevo que diseño para que me lo confeccionen a mi gusto y también sugiero cómo lo van a pintar. Cargo mis maletas con tutumas, taris, enchoches, bicubicus, hondas, lavaplatos y otros; además, bolsas y bolsas de golosinas como los alfeñiques de miel y chancaca; me gustan los que tienen palito y parecen chupetitos. Eso llevo para regalar y mostrar lo nuestro”, cuenta emocionada al recordar cada viaje.

Esta cruceña nació en Vallegrande, creció en los arenales de la capital y se formó como secretaria ejecutiva. En este oficio de sus amores se desempeñó durante los primeros años en la jefatura escolar; luego por casi tres décadas estuvo en YPFB, donde fue la primera mujer secretaria de la gerencia de exploración y finalmente se acogió a la jubilación siendo secretaria de la ex Cordecruz. “Pero me considero petrolera por siempre”, dice.

Se jubiló y su vida tomó otro rumbo debido al cariño que tenía por el cooperativismo, fue socia de la disuelta cooperativa de los petroleros, Trapetrol, y luego se convirtió en socia de la cooperativa Fátima, institución donde la invitaron a ser parte de consejo de administración. Van 16 años que realiza un servicio voluntario en esta entidad. Es docente del instituto Cumbre desde hace ocho años, brinda las materias de motivación, calidad de atención al cliente, redacción moderna y técnicas de oficina, para las carreras perito contable, perito en banca, auxiliar contable y secretariado.

También da clases en las empresas sobre calidad de atención al cliente y relaciones humanas en el trabajo, al personal.

Así de ocupada es esta dama cruceña, sin embargo, se da tiempo para compartir con sus hijos y familiares las fechas importantes como los cumpleaños y el Día de Santa Cruz, así también, cuidar a su hermano menor que tiene síndrome de Down

Se da tiempo también para escribir poesía y cantar ritmos orientales, rancheras, boleros o salves en la iglesia de La Mansión.

La primera versión del evento benéfico Amigos de Fujebo, se llevó a cabo en la Fraternidad Mosqueteros, con el fin de apoyar a la institución del pueblo para que pueda seguir sustentando su funcionamiento; asistieron tres reinas de belleza, payasos del circo Gasaui, juegos tradicionales cruceños y diversión para los asistentes de todas las edades.

La Fundación Jessika Borda (Fujebo) es una organización sin fines de lucro que ayuda a víctimas del crimen y brinda asistencia legal, médica y sicológica de forma gratuita. También, trabaja en el desarrollo e implementación de programas y proyectos de prevención, educación y seguridad ciudadana. En 2019, cumplirá quince años de vida institucional.

La presidenta de la entidad Rhea Borda, ofreció consejos para evitar malos ratos, en el tema de la violencia intrafamiliar, la inseguridad y el temor frente a la posibilidad de ser agredidos.

“La inseguridad es un problema latente en nuestra ciudad y día a día los casos de delincuencia van en aumento, no solo nos referimos a lo delictivo, sino que también tiene mucho que ver la violencia dentro del hogar. Se cree que la violencia es un problema de la vida pública asociado a la delincuencia y que los reductos del hogar, son espacios protegidos, eso debe cambiar. La fundación recibe denuncias desde maltrato sicológico, violencia física y violaciones, hasta asaltos y atracos criminales”, remarcó Borda, al solicitar apoyo para sostener a los abogados y sicólogos que atienden las demandas de la población que busca asesoría en Fujebo.