PARA ELLAS

Mis decisiones aportan a mi felicidad



Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/02/2019

Cada paso que damos en la vida va dirigido a perseguir un objetivo, las elecciones y decisiones forman parte del día a día. Cuántas veces nos paralizamos ante distintas situaciones, por miedo, al qué dirán, a que no salgan las cosas como queremos, a ser juzgados por nuestras acciones.

Te doy unos ejemplos: quiero comprarme ese auto nuevo, ¿qué hago?; necesito pasar más tiempo con mi familia, quiero trabajar en algo que me guste, quiero llevarme mejor con mi pareja, quiero atreverme a decir que no. Es verdad que todos queremos cambiar algo en nuestras vidas. La realidad es que nos resistimos a tomar decisiones. Le damos mil vueltas y no hacemos nada.

¿Te preguntaste por qué no hacemos nada? Hay una simple razón, el miedo nos paraliza, dudamos, nos quedamos quietos y muchas veces inmóviles y terminamos preguntándonos: si doy un paso o no lo doy, si me arriesgo o no lo hago. ¿Y si pasa esto? ¿Y si pasa lo otro? No tomar decisiones en nuestra vida en lo único que nos aporta es en la infelicidad, la frustración y la desesperación. No te quedés en tu zona de confort y no sigás viviendo en piloto automático.



Estas claves te pueden ayudar para tomar decisiones:

- Dejá de buscar la decisión perfecta. No existe. Los que quieren elegir siempre lo perfecto se pasan la vida dando mil vueltas y dudando hasta de la persona que tienen a su lado. Si te pasa esto, necesitás darte cuenta de que nadie puede saber a ciencia cierta si su elección es o fue la mejor. Lo único es que fue la mejor en ese momento.

- Convencete de que no pasa nada si te equivocás. Si te das cuenta de que te equivocaste, aprendé de ello, no te juzgués ni te autocritiqués. Si te descalificás, solo te hará perder la confianza. Podés cambiar el rumbo. Lo importante es que cuando elegís, te movés.

- Nada es permanente. Ver algo como que “ya no hay marcha atrás” nos genera mucho estrés y ansiedad. Aprendé a mirar tus decisiones como algo que estás eligiendo en ese momento y eso no significa que mañana podés elegir todo lo contrario. Las limitaciones las ponemos nosotras, si podemos cambiar y no reiterar los errores, viví, soñá, experimentá, confiá y no hagás daño a los demás.



- Confiá en vos. Para decidir necesitás confiar y saber que sos perfectamente capaz de elegir lo mejor; si te toca elegir, quedate con lo que te llene de amor, paz y te genere energías positivas.