PARA ELLAS

Somos lo que comemos y lo que dejamos de mirar


Etiquetas. Enterate de la importancia de leer la información nutricional de los productos que consumís

“En una ocasión, durante dos semanas disfruté un jugo de sábila y agua de coco, hasta que miré la etiqueta, y ¡sorpresa! tenía más azúcar que una barra de chocolate”
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/04/2018

En el anterior artículo mencionaba la importancia de leer tanto el listado de ingredientes como el título de los productos. Conocer la composición de los productos que consumimos es un punto básico que debemos cuidar en el momento de hacer nuestras compras.  

Tratemos que nuestros alimentos sean entre el 85  y el 90% naturales. Cuando consumimos productos muy elaborados, obligamos a nuestro organismo a que reaccione con una respuesta hormonal y química.

Por lo tanto, ¡elijamos productos lo más naturales posibles! No-sotros determinamos nuestras compras y, por lo tanto, lo que ingiere nuestro cuerpo. Es nuestra responsabilidad.

Tenemos que tener una noción más profunda de lo que compramos, no nos dejemos convencer con el empaque, con el nombre, con la denominación ‘light’ o con el empaque llamativo.

Las etiquetas ordenan los ingredientes por el peso porcentual en su composición. Los primeros ingredientes en la lista deben ser naturales, de buena calidad. Encontraremos etiquetas que señalen minerales integrales. Huye de los productos que inicien con azúcares, margarina, sal o aceite refinado. Elimina esos productos del carro de la compra.   

¿Y cómo no mirar la cantidad de carbohidratos? Existen carbohidratos simples, como el azúcar, y carbohidratos complejos, como las fibras. Otros componentes que consumimos 'al descuido' son los polialcoholes (cuando los consumís en mayor cantidad, tiene un efecto fatal en tu aparato digestivo) presentes en golosinas, como las gomitas dulces. Estas golosinas impactarán sobre tu insulina.

Cuadro nutricional
Según la nutricionista Tamara Arce, las etiquetas de los alimentos ofrecen información sobre la composición del producto y hay que saber interpretarlas.  

"El cuadro nutricional ofrece información para entender la composición del producto: las calorías que posee el alimento, el tamaño de la porción y los nutrientes. En estas listas encontrarás palabras raras que pueden esconder componentes adicionales poco saludables. Mientras más corta y clara sea la lista, mucho mejor. Finalmente está la fecha de caducidad o vencimiento del producto, que contribuye a la seguridad alimentaria del consumidor”, comentó.  

Detalles

Enterate
¿Sabías que comerse una rebanada de pan blanco y una cucharada de azúcar tienen el mismo impacto en tu cuerpo?

Harinas integrales
El pan integral tiene que tener como componente principal harina integral de trigo, harina de avena o que tenga algún germinado a base de algún grano integral. 

Azúcares
Un alimento no debería superar las 250 calorías. Cuidado con todo aquello que tenga sacarosa, lactosa, fructosa. Aportan calorías. Todas aquellas palabras, por muy científicas que parezcan, que terminan en osa/ ol ¡es azúcar!

Sal
Cuidado con el sodio, elegí la sal marina o la sal rosada. Tratá que el producto no tenga más de 150 o 200 mg. Los nutriólogos recomiendan entre 1.300 y1.500 miligramos de sodio en adultos.