PARA ELLAS

Todo alcalino la dieta sabrosa para cuidar la salud


Alimentos con doble ++. Apio, pepinos, col, espinaca, brócoli, pimentón y palta


Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/10/2018

Una conversación casual despertó la curiosidad. ¿Dieta alcalina para equilibrar el pH del cuerpo? Al inicio, la referencia del pH me hacía pensar en otro tipo de productos; y la propiedad alcalina de los alimentos… pensé que me perdí algo en mis clases de química durante mi época escolar.

Durante años clasifiqué los alimentos en dulces y salados. Era la forma más fácil de describir “los antojos” que acompañaban a un té. Y fue con un té de por medio, en la librería Ateneo, donde encontré un libro que me ayudó a entender el pH de los alimentos.

La nutricionista Isabel Belaustegui destacaba que los alimentos ácidos provocaban una corrosión que, en grados altos, puede provocar la acidez estomacal. Por el contrario, los alimentos alcalinos, también conocidos como base, ayudan a controlar la acidez y restablecen el equilibrio. El pH era la forma de medir el grado de acidez y alcalinidad de cada sustancia. En una escala del 1 al 14, el pH 7 es conocido como el pH Neutro.

Como decía, más parecía una clase de química que consejos para una alimentación saludable. ¿Cómo repercute el pH en nuestro cuerpo?.

De acuerdo a la Dra. Belaustegui, nuestro organismo funciona de manera óptima con un pH sanguíneo ligeramente alcalino, un 7,39 recomienda. Cuando la acidez se hace presente en nuestra sangre, nuestro cuerpo es más propenso a enfermarse o a profundizar otras dolencias. La sustancia corrosiva que caracteriza a los alimentos ácidos daña nuestros órganos.

Para mi sorpresa, gran parte de los alimentos que tenemos “a la vista”, como las sodas, la pastelería o la comida rápida, todos ellos ricos en azúcar, alteran nuestro equilibrio por su acidez. Si añadimos a estos hábitos alimenticios otras situaciones de vida, como el estrés o el sedentarismo, tenemos la combinación perfecta para que nuestro cuerpo se enferme.

La dieta alcalina ayuda al cuerpo a recuperar su estado natural de equilibrio. Agregar más verduras, legumbres y hortalizas para reducir el consumo de carnes rojas y queso son un primer paso. Se trata de “limpiar nuestro cuerpo aportando oxígeno, hidratación y luz a nuestras células para recuperar su brillo y estado natural”, explica la coach en alimentación saludable Aliwalú Durian.

Claves de la dieta alcalina

Cada comida debe estar constituida por alimentos alcalinizantes en mayor proporción que los alimentos acidificantes.

Hay que adaptar las proporciones a las circunstancias y las capacidades metabólicas de cada persona, es decir, consumir los alimentos ácidos cuando el organismo está preparado para ello: por ejemplo, para las personas llamadas metabolizadores débiles, es mejor consumir la fruta por la tarde, cuando su metabolismo funciona a pleno rendimiento y tiene la capacidad de eliminar los componentes ácidos.

Debemos dejar tiempo suficiente para hacer frente a un aporte extra de ácidos, por ejemplo: tras una comilona o los excesos navideños, para que sean reconstituidas las reservas de bases que neutralizan los ácidos.

Debe incluir una parte de alimentos frescos en forma de ensaladas y fruta fresca a diario, pues en la cocción de los alimentos aumenta su potencial acidificante.