SANTA CRUZ

Alcaldía auditará puestos en mercados y da 48 horas de plazo para el traslado gremial


El Concejo aprobó una ley que declara en cuarentena la antigua La Ramada y otra norma que da luz verde a la construcción de un pabellón de dos plantas para los gremiales afines a Jaime Flores. Cahuana y Fernández se lanzan acusaciones

En la sesión del Concejo, Jesús Cahuana y Johnny Fernández tuvieron cruce de palabras
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/05/2018

El gobierno municipal realizará auditorías técnicas en los tres nuevos mercados (el Centro Mayorista de Abastecimiento y los minoristas Los Pozos y La Ramada) para verificar si hay gremiales que tienen más de un puesto de venta en esas infraestructuras que construyó la comuna y también ha dado un plazo de 48 horas para que los comerciantes afiliados a la Federación Gremiales Unidos, de Jaime Flores, se trasladen al terreno de equipamiento ubicado frente al mercado minorista La Ramada.

La aprobación del plazo para el traslado gremial se dio horas después del acuerdo al que arribaron las autoridades municipales con allegados de Flores. En dicha reunión, que duró más de cuatro horas, también participaron el líder de la Central Obrera Departamental, Rolando Borda; el máximo dirigente de los gremiales del país, Juan Carlos García, y autoridades del ejecutivo.

La finalidad fue buscar una solución al conflicto, que ya lleva varios días y que el lunes, en la madrugada, derivó en un enfrentamiento que causó un saldo de varias personas heridas, de ambos bandos.

Dos normas

El anuncio de la auditoría fue realizado ayer por la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, antes de iniciarse la sesión. En dicha reunión, el legislativo aprobó dos leyes, una que declara en cuarentena la zona de la antigua La Ramada y otra que da luz verde al ejecutivo municipal para
que construya una infraestructura de dos plantas en el área de equipamiento frente al nuevo mercado minorista La Ramada para albergar a los 2.800 afiliados a la Federación de Gremiales Unidos, que encabeza Flores.

La primera norma, denominada Ley de recuperación ambiental de la zona del mercado La Ramada, hace referencia a un plan de recuperación del espacio público, además que establece algunas prohibiciones, como el asentamiento de gremiales o vendedores ambulantes en los espacios municipales, para parquear vehículos públicos, privados -livianos o pesados- en zonas no habitadas. 

También prohíbe verter aguas residuales en la vía pública y en la red de drenaje pluvial a través de conexiones cruzadas en el terreno del antiguo mercado.

Infraestructura

Con la segunda norma sancionada por el Concejo, se autoriza al ejecutivo municipal que construya un bloque de dos pisos en el terreno de equipamiento del nuevo mercado. 

El predio cedido tiene una dimensión de 10.000 metros cuadrados, allí se construirá una infraestructura con capacidad para 2.800 puestos de venta (cada uno de 5 metros cuadrados). 

La disposición transitoria de la norma establece que en un plazo no mayor a 48 horas los comerciantes a fines a Flores deben trasladarse al área cedida y dejar expeditas las calles y aceras de la antigua La Ramada, donde se encuentran actualmente.
Se desconoce el monto de la inversión que demandará la nueva obra.

Auditoría

En la sesión del Concejo, que se realizó en la Subalcaldía del D-1, el concejal ucesista y dirigente gremial, Jesús Cahuana, presentó una solicitud formal para que se pida al ejecutivo municipal que haga una auditoría sobre los puestos cedidos a los gremiales en el nuevo mercado minorista La Ramada, situado en la av. Moscú y sexto anillo, y se investigue si algún funcionario público recibió dinero de los comerciantes para acceder a dichos puestos.
 

Cahuana explicó al pleno del legislativo que hacía esa petición a raíz de las acusaciones que lanzó, a través de los medios televisivos, su colega y líder nacional de UCS, Johnny Fernández, en las que supuestamente lo sindica de haber recibido dinero de los gremiales.

Visiblemente molesto, el dirigente gremial amenazó con iniciar acciones penales contra Fernández si no presenta las pruebas de sus acusaciones.

Cahuana aseguró no temer si lo expulsan de las filas de la UCS -partido que lo llevó a ocupar ese curul- porque, según él, hace  tiempo atrás la dirigencia de ese partido indicó que él no pertenece a ese frente político. 

Pero además, Cahuana acusó al líder de UCS de proponerle que asigne puestos en el nuevo mercado a 100 personas que no son comerciantes.
Johnny Fernández, que escuchó atento las palabras de Cahuana, tomó la palabra para indicar que las denuncias sobre irregularidades las hicieron los mismos comerciantes a través de los diferentes medios de comunicación. El líder ucesista dijo que entregó dichas denuncias al secretario de Comunicación, Jorge Landívar, para que  las investigue.

Fernández aseguró que él no hace denuncias sin pruebas porque su trabajo es fiscalizar. Además, indicó que tampoco le teme a las amenazas de procesos penales que lanzó Cahuana. 

Más del tema

Familiares
La familia de Olvis Medeiro Arteaga, funcionario municipal que resultó el más afectado en los enfrentamientos con los gremiales del mercado La Ramada, atraviesa por un momento complicado y no solo por el estado clínico de su ser querido, quien perdió un ojo por las agresiones, sino también porque debe cubrir una parte de los gastos económicos que le demanda su atención médica, que asciende a los $us 6.000, esto sin tomar en cuenta su posterior recuperación. 

Las barras de Cahuana
Un grupo de comerciantes de la federación que lidera el concejal ucesista, Jesús Cahuana, se encargó de aplaudir cada vez que el político hacía uso de la palabra en el Concejo. El salón de la Subalcaldía del distrito 1 estaba repleto de comerciantes afines a Cahuana y a Róger Labardens.



 




En esta nota