SEGURIDAD

Brasileña acusa a policía de tratar de sobornarla; abogado lo niega


La extranjera está en el penal de Mocoví, en Trinidad. EL DEBER accedió a una declaración de la detenida ante la Fiscalía. Esta institución solicitará que el caso, por el que ella es procesada, sea anulado


El jefe del puesto policial pedirá la ampliación de las instalaciones, que ya están saturadas de reos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/03/2019

La brasileña E. C. de A., en sus declaraciones a la Fiscalía, denunció a la policía Yarita Limpias Pamuri (detenida preventivamente desde el viernes junto a ocho de sus camaradas acusados de violación a la extranjera), de haberle ofrecido Bs 7.000 para que desista de hacer su denuncia por los abusos sexuales a los que habría sido sometida, entre abril y noviembre del pasado 2018, de acuerdo a documentos a los que accedió EL DEBER.

“Lo último que tengo que complementar es que luego de que se presentó la denuncia, cuando hablé con él senador (Yerko Núñez) para que me ayude con mi embajada sobre todo lo denunciado, la policía Yarita me ofreció dinero, me dijo: ‘Te voy a dar 7.000 bolivianos para que retires la denuncia’. Yo le dije voy a hablar la verdad porque no quiero dinero”, narró la brasileña durante el uso de la palabra en la audiencia del viernes 15 en la Casa de Cultura de la Alcaldía de Rurrenabaque.

Abraham Cartagena, el abogado de la policía cuestionada que guarda detención preventiva, descalificó la afirmación de la mujer y dijo que existen contradicciones en las versiones de la extranjera. “Nunca hubo interés de mi cliente de acercarse a ella. Esa interpretación carece de veracidad”, apuntó.



La extranjera también confesó que en su momento sustrajo dinero a la madre de la policía Yarita y que a raíz de eso llegó a celdas judiciales de Rurrenabaque, donde estaba recluida desde el pasado 25 de marzo de 2018. “Yo me encuentro detenida porque saqué dinero a mi patrona (Neusa Pamuri, madre de la policía), ya que ella me debía dinero y me acusaron por robo. Luego recuerdo que yo tenía cumplido mi delito y me dijo el juez que ya era libre, solo debía esperar mi documentación pero nunca llegó y sigo presa”, afirmó.

La mujer, que fue visitada por agentes consulares de Brasil para conocer su situación, afirmó que un interno de nombre Fernando conoce todo lo que ella dijo, toda vez que habría sido testigo de los vejámenes. “Yo tengo miedo a los policías que hicieron de todo conmigo. En mi país tengo un hijo y espero volver a verlo pronto”, añadió ante la Fiscalía, en la audiencia cautelar. Luego de la audiencia ella fue llevada hasta la cárcel de Mocoví, en Trinidad.

La extranjera en Mocoví

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, William Cordero, informó que la brasileña, de 21 años, que denunció haber sido víctima de violación por parte de policías fue trasladada a la cárcel de Trinidad por motivos de seguridad.



“La Policía planteó que la extranjera sea recluida en otra cárcel, porque tanto su vida como su integridad corrían peligro”, dijo a los periodistas y agregó que el caso sigue abierto, ya que habría otros elementos a pesquisar.