SEGURIDAD

Menor fue amedrentado por otro de los acusados en inspección a motel


El Ministerio de Gobierno hizo constar ese hecho en acta. Se comprobó que Rosales usó celular y no lo entregó para pericias


La abogada del Ministerio de Gobierno fue la que alertó de la situación
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/01/2019

Durante la inspección ocular en el motel Deluxe, donde se habría perpetrado la violación a una víctima de 18 años por parte de cinco jóvenes, la abogada asignada por el Ministerio de Gobierno para acompañar las investigaciones detectó que el imputado Carlos Alejandro Saavedra Savedra amenazaba con gestos al menor de 14 años que detallaba cómo ocurrieron los hechos a las autoridades.

La abogada pidió que se siente en acta esta situación, por lo que la filmación fue adjuntada a las diligencias judiciales para que el Ministerio Público lo tome en cuenta como un hecho de obstrucción a las pesquisas.

“En el ínterin, en el camino de la discoteca al motel, la abogada del Ministerio de Gobierno dio constancia en acta de que el imputado (Alejandro) Saavedra había amedrentado al menor de edad cuando estaba declarando, es una situación tensa, porque dos de ellos deciden aportar con datos a la investigación y lo hacen en presencia de los otros tres”, explicó el abogado de la víctima, Andrés Ritter.



También presenció estos hechos la abogada Ingrid Núñez, asesora jurídica de la Red Ciudadana Contra el Infanticidio y el Abuso Sexual, quien además indicó que le llamó la atención la frialdad de los tres detenidos que se negaron a declarar durante la audiencia de inspección ocular a la discoteca Dubái y al motel Deluxe, Alejandro Saavedra, Junior Rosales y Andrés Justiniano.

“Se reían, como si el asunto no fuera con ellos, mantenían una actitud como si tuvieran la seguridad de que van a conseguir salir libres de esta situación”, dijo la abogada.

Las revelaciones

Entre las revelaciones que señalaron los abogados durante la inspección ocular, Ritter señaló que quedó establecido que Junior Rosales, el encargado de comprar la droga para el grupo, sí usó teléfono celular, lo cual negó para no entregar su artefacto para las pericias de desdoblamiento de llamadas que se hará a los teléfonos de los detenidos.



También se conoció que los cinco jóvenes se juntaron a las 15:00 del día del hecho a planificar el ‘junte’, y que luego de dejar a la víctima en la clínica Ucebol, se volvieron a juntar en un negoci de comida a planificar lo que iban a decir. De igual manera llamó la atención que los detenidos intentaron buscar una coartada al hecho de que la víctima estuviera con pasto en su ropa.