SANTA CRUZ

Población de Warnes se duplica; aprueban más de 60 urbanizaciones


Con el boom de los proyectos urbanísticos en el municipio warneño se incrementaron los precios de los terrenos y la municipalidad espera recaudar más recursos por los impuestos a los inmuebles

Warnes se proyecta como uno de los municipios con más crecimiento. Foto: Fuad Landívar
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/06/2018

Los proyectos urbanísticos se extienden de a pocos en el municipio de Warnes y con ello se incrementan los precios de los terrenos, el ingreso de los tributos, el número de pobladores y  también los tramos asfaltados y la extensión de los servicios básicos, además de las conexiones del gas domiciliario.

En el Censo de Población y Vivienda de 2012, el municipio de Warnes contaba con 96.406 habitantes, al 2018 su población alcanza a 194.313 habitantes y para el 2020, de acuerdo a la proyección del Instituto Nacional de Estadística, esa comuna tendrá 214.246 habitantes. 

Desde 2011 se aprobaron 60 proyectos y, de ese total, 21 ya están en plena ejecución y cinco carpetas están a la espera de ser aprobados en la primera fase; entre las principales firmas urbanizadoras está el consorcio Lafuente, con un tercio de los proyectos, luego le sigue el grupo SION y otras firmas de constructoras, pero en menor escala. 

El fomento a los proyectos urbanísticos tiene el visto bueno de la municipalidad de Warnes, que decidió poner ‘alfombra roja’ para el inversionista que quiera invertir en esa comuna y que esté dispuesto a respetar las condiciones a las normas y que se ajusten a los planes de “construir un municipio ordenado”.

Se valorizan los terrenos

Hasta el 2010, un lote de 360 metros estaba valorizado entre 2.100, 2.200 y 3.000 dólares, dependiendo la zona, pero ahora, ocho años después, un terreno vacío ubicado sobre una avenida asfaltada, con esas mismas dimensiones y encerrado con dos o tres corrida de alambre, se encuentra a la venta con un precio de $us 20.000.  

En un recorrido que hizo EL DEBER, por ejemplo, en las urbanizaciones de Satélite Norte, Pentaguazú y Monte Carmelo, evidenció que los precios de las viviendas oscilan entre $us 75.000 y $us 85.000. En la zona de Satélite Norte, donde hace dos semanas el presidente Evo Morales i-nauguró un centro comercial de tres plantas y con escaleras mecánicas, los precios de los lotes aumentaron. Por ejemplo, un lote de 360 metros sin barda y con tres cuartos construidos está a la venta en $us 40.000. “Hay todos los servicios básicos y ya está instalado el gas domiciliario”, dice el dueño del terreno, y asegura tener todos los papeles al día.

Sobre la ruta principal a Monte Carmelo, un lote en esquina, con tres tiendas construidas y tres cuartos pequeños está a la venta en $us 75.000 y otra tipo chalé, está valorizada en $us 85.000. En esa misma zona también se encuentran viviendas desde 29.000 hasta 40.000 en una urbanización que hizo la firma Concret.
Las principales vías de acceso a las urbanizaciones ya están pavimentadas en la zona, tienen los servicios básicos y conexión de gas domiciliario, pero el reclamo que más se escucha de los vecinos es la falta de atención al tema de inseguridad y más líneas de transporte público que presten servicio hasta más altas horas de la noche.

“La mayoría de los trufis trabajan hasta las 20:00 y después no hay en qué retornar de nuestros trabajos”, dijo don Eusebio Cardona, que vive en Satélite Norte desde hace más de ocho años y cuyo reclamo fue respaldado por Zacarías Chipana, porque, según él, el sector más vulnerable por la falta de atención a la inseguridad ciudadana y ante la falta de transporte público es el sector estudiantil y las mujeres que trabajan en otros distritos. 

“Como en toda ciudad, hay delincuencia, pero aquí el gran problema es que la Policía casi nunca llega al auxilio de los vecinos”, opinó Chipana.

La alianza estratégica

“Estamos proyectando a Warnes para que se convierta en el primer municipio más moderno y ordenado”, afirma el burgomaestre masista de Warnes, Mario Cronenbold, que no tiene reparos en asegurar que se da luz verde a cuanto proyecto urbanístico se presenta ante ese municipio, siempre y cuando los inversionistas se ajusten al plan desarrollo ordenado que se diseñó para Warnes. 

Entre esas condiciones está el construir las vías de acceso pavimentado a las nuevas urbanizaciones, respetar las dimensiones y ubicación de las vías y realizar los trámites paras así asegurar las conexiones a los servicios básicos.

Según la autoridad, ya está en plena construcción el mercado Monumental y el Parque Industrial, del consorcio Lafuente, y está en carpeta el proyecto urbanístico la Nueva Santa Cruz, que integrará a los tres municipios, Santa Cruz de la Sierra, Warnes y Cotoca.  “Aunque no se crea, con relación a la Alcaldía, el grupo Lafuente es el que más pavimento está realizando en Warnes”, afirmó el munícipe y explicó que con el boom de las urbanizaciones ayudará a aumentar los ingresos por impuestos tributarios y la asignación de fondos de acuerdo al crecimiento poblacional.

Urge mantener la coordinación del área metropolitana para asegurar beneficios a los vecinos

Debido al aumento de los proyectos urbanísticos en municipios vecinos, como Cotoca y Warnes, la actual secretaria de Finanzas de Santa Cruz de la Sierra, Sandra Velarde, dijo que existe la necesidad de tener una coordinación de carácter metropolitana, a fin de asegurar los servicios a los vecinos.

“Los municipiospri vecinos están haciendo aprobaciones de megaurbanizaciones y muchas de ellas se servirán en salud y educación y otras servicios que implementa Santa Cruz”, afirmó Velarde, al referirse a los servicios de educación y salud que implementa la comuna capitalina.

El municipio cruceño solo aprueba urbanizaciones dentro del radio urbano que fue homologado en 2003; las urbanizaciones de mayor extensión son de 30 hectáreas y las más comunes son de 20. 
Se les exige que sus proyectos urbanísticos sean coincidentes con el plan de ordenamiento territorial que diseñó la municipalidad.

ANÁLISIS
Se crean campamentos aislados

Fernando Prado - urbanista

Puede haber muy buena voluntad para que vaya a vivir la gente, pero el proceso que está viviendo la zona es proceso gigantesco de especulación inmobiliaria porque se especula con la tierra. 

La gente no compra terrenos para construir, sino porque sabe que la tierra se va a valorizar, porque el Estado seguirá invirtiendo y eso ha provocado que se dé una carrera a comprar tierra en la zona de Warnes, pero además no es cierto que las urbanizaciones cumplan con todos los servicios porque no están aprobados dentro del plan director y a eso se llama urbanización dispersa, porque luego será difícil prestar servicios a una enorme área. 

Es cierto que pavimenta porque eso les ayuda para vender, pero no alcantarillado ni tratamiento de la basura, tampoco el transporte público prestará un servicio eficiente, por las poblaciones dispersas, ya que las densidades de Warnes son bajísimas, inaceptables para una ciudad, es decir, que lo que se está creando son campamentos asilados uno del otro y la gente lo que está haciendo es especular porque compra tierra a un precio bajo y lo revende a otro precio superior, pero además hay la microespeculación con la compra de un lote para engorde y luego lo venden a precio doble. La tierra es un negocio, por eso aumenta el precio de la tierra para quien quiere construir su casa.



 




En esta nota