SANTA CRUZ

¿Qué es un incendio de sexta generación y por qué preocupa a los expertos?


No solo son más caóticos e imprevisibles.  En este tipo de incendios, el fuego modifica las condiciones meteorológicas y pueden crear remolinos y tormentas de fuego


Expertos identificaron que en Santa Cruz se registra un incendio forestal de sexta generación. Foto Gobernación de Santa Cruz
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Hace 5 días

Una comisión de expertos internacionales llegó a Santa Cruz para examinar las características del incendio forestal en la Chiquitania y llegó a la conclusión de que se trata de un incendio de sexta generación.

Expertos señalan que los incendios son un elemento natural de la tierra y que a través del tiempo han ido evolucionando, como el virus de una enfermedad ,y el último, el de sexta generación, tiene consecuencias devastadoras por la cantidad de hectáreas de vegetación que se quema.

Dentro de las características del incendio forestal de sexta generación resaltan que el fuego supera una velocidad de 4.000 hectáreas por hora.



La masa de combustible (todo aquello que se quema) es tan grande que el fuego modifica las condiciones meteorológicas, estos crean remolinos y tormentas de fuego.

Para su generación influyen factores como el cambio climático, la despoblación del medio rural, el abandono de los montes y la mano del hombre.

Estos incendios crean nubes de tormenta que acaba cambiando la meteorología de la zona. Son más caóticos e imprevisibles.  

El incendio coge el control de la meteorología del área afectada y no al revés.



Los incendios de sexta generación pueden llegar a quemar 400.000 hectáreas en dos días. Además, queman con una intensidad de 100.000 kilovatio por metro (kw/m). Más allá de los 10.000 kw/m el bombero sufre quemaduras de piel.

Te puede interesar: 

Expertos: La Chiquitania es afectada por un incendio de sexta generación

El fuego descontrolado arrasa 11 viviendas en San Matías

La lucha de la osa valentina por sobrevivir a las heridas que le dejó el fuego



 

 



 




En esta nota