SANTA CRUZ

Rechazo de un sector gremial al plan de traslado saca de sus casillas al alcalde


El alcalde lamentó que haya comerciantes que rechacen el plan de ordenamiento de mercados y vertió contra ellos una serie de adjetivos descalificativos. Los gremiales condicionaron la reubicación, pero la presidenta del Concejo dijo que el plan sigue

La sesión del legislativo, que duró tres horas, se llevó a cabo en medio de gritos, aplausos y silbidos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/01/2018

Cerca de cuatro horas de sesión del Concejo Municipal en medio de gritos, silbidos y encendidos discursos de rechazo al plan de ordenamiento de mercados por parte de un grupo de comerciantes, además de otros incidentes, sacaron de sus casillas al alcalde cruceño, Percy Fernández, quien molesto por la falta de apoyo al plan municipal y por los insultos, explotó lanzando duros adjetivos contra sus detractores.


La bochornosa sesión del legislativo tuvo lugar en las nuevas instalaciones del Mercado Minorista La Ramada, ubicadas en la avenida Moscú entre sexto y séptimo anillo.


“Esta reunión fracasó, no han querido los gremiales recibir esta instalación, no les da la gana y cuesta plata. Aquí puede haber una escuela o 20 escuelas, ¿qué hacemos nosotros rogándole a los gremiales para que reciban esta obra? Me cag... en los gremiales, no sean cojud...”, expresó el burgomaestre, que hasta entonces había escuchado en silencio las más de 15 intervenciones de dirigentes y comerciantes del mercado La Ramada, así como de las autoridades municipales.




 Fernández lamentó que los gremiales no quieran trasladarse hasta las nuevas infraestructuras que construyó la Alcaldía y continuó descargando sobre ellos una serie de adjetivos descalificativos, en medio de los abucheos de los comerciantes. “Yo les digo de verdad, estamos hablando claro, rogándole a ustedes para que reciban estas instalaciones.  Miren lo que sacamos, que nos saquen la lengua, que nos desprecien, que nos insulten. (...) Váyase a la m..., vieja ‘e m.., me cag.. en vos”, le dijo a una mujer que  respondía con gritos.
Molesto por los letreros de algunos comerciantes, en los que pedían que se haga una auditoría al censo gremial, el burgomaestre manifestó que la  municipalidad no tiene por qué hacer censo.


Frente a tanta tensión, la presidenta del legislativo, Angélica Sosa, tuvo que suspender la sesión, la misma que fue tensa desde su inicio y que acabó con botellazos a las autoridades municipales. 

Bochornosa sesión


La sesión se había iniciado cerca de las 11:00 con la asistencia de un  millar de comerciantes, que no paraban de gritar: “La Ramada se respeta”, “No al traslado... no al traslado”. Algunos acudieron con pancartas donde expresaban su rechazo al traslado de los informales y otros lo hicieron con ollas y botellas vacías.




El alcalde llegó antes de las 11:00 acompañado por la presidenta del Concejo y fue recibido entre aplausos y silbidos.


 Ante tanto griterío, Sosa advirtió con suspender la sesión. Llamó a la calma y dijo que todos los oradores debían hacerse registrar, porque si era necesario sesionarían varias horas para aclarar las dudas del sector con respecto al plan de ordenamiento de mercados.


Se anotaron 18 personas y el primero en hablar fue el dirigente gremial Jaime Flores, quien pidió que se haga un estudio socio económico ambiental como condición para el traslado. “Aquí estamos viniendo a demostrar nuestro desacuerdo y rechazo mientras no se den las verdaderas condiciones.(...). Yo creo que hasta fin de año vamos a poder reconducir esto”, manifestó. 


En ese momento hubo un cruce de palabras con la presidenta del Concejo. “Parece usted un político, no parece dirigente gremial”, le dijo Sosa, a lo  que Flores le respondió: “Respete mi forma de expresión, por favor”.


Luego prosiguió el exconcejal y dirigente gremial Róger Labardens, quien también se opone al plan de traslado. Labardens observó la ley 136 de Abastecimientos y Mercado, indicó que fue aprobada sin consenso y pidió que en la reglamentación sean tomados en cuenta. “Si no hay esta reglamentación, lamentablemente nos tendremos que quedar en La Ramada. Hay que abrir mesas de trabajo para encaminar el proceso”. 




Otros oradores acusaron al concejal Jesús Cahuana de crear una asociación para inflar los datos del censo, por lo que pidieron una auditoría, mientras que otros denunciaron cobros irregulares por sitiaje. 


También hubo quienes apoyaron el plan municipal de ordenamiento de mercados, entre ellas, Marilyn García. No obstante, al retornar a su sitio, la mujer recibió empujones. La situación se puso tan tensa que tuvo que intervenir Sosa y pedir a Asesoría Legal que tome cartas en el asunto.
El secretario de Equipamiento, Roberto Áñez, intentó explicar el plan de traslado, pero casi ni se lo escuchaba por el griterío. Pasada las 14:00 le cedieron el micrófono al concejal Cahuana y fue entonces que los gremiales lanzaron botellas y otros objetos, lo que obligó a dar por cerrada la sesión.

El traslado se mantiene


Sosa lamentó los incidentes e indicó que sigue en pie el plan de traslado. “La agenda de traslado continúa. Se trasladan los mercados, se ordenan los mercados porque esto obedece a intereses económicos, intereses de ellos, no de la colectividad”, puntualizó.


De acuerdo con el plan de la Alcaldía, a fines de febrero se inicia el traslado de comerciantes informales de Los Pozos y luego siguen los de La Ramada. Este plan ha recibido el respaldo de varios sectores, entre ellos el Comité pro Santa Cruz, los colegios de arquitectos,  de ingenieros, etc .

El burgomestre de la ciudad, Percy Fernández, obsevó calmado las más de tres horas de sesión, en medio de gritos, hasta que explotó


 




En esta nota