SANTA CRUZ

Seguridad vecinal llega a 25 barrios con 150 alarmas


Se inició en Guaracal, donde hay 30 cuadras con alarmas y con vecinos organizados. La idea es aceptada debido su practicidad y bajo costo. Disminuyeron los delitos


Advertencia a delincuentes. Estos mensajes en las calles del barrio Guaracal disuaden a los mal vivientes. Los vecinos dicen que aún hay hechos delictivos, pero en calles sin alarmas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/04/2019

En la calle Cabo Domínguez del barrio Guaracal, hace un año un sujeto deschapó la puerta de un radiomóvil y sustrajo el equipo de comunicación; inmediatamente, un vecino de la zona, Juan Carlos Burgos, activó la alarma y los vecinos respondieron haciendo sonar sus pitos y saliendo a la calle. El delincuente quedó perplejo, botó el aparato en una jardinera y escapó.

Ese es un ejemplo de cómo un delito común, que antes acababa en el lamento del afectado, ahora en el barrio Guaracal puede ser evitado o frustrado.

Esto ha sido posible gracias a la aplicación del sistema de seguridad vecinal, impulsado por la Asociación de Voluntarios en Apoyo Vecinal, a la cabeza de Rubén Rocha.



En un año y medio, por su practicidad y bajo costo, que llega a ser un solo pago de Bs 300 que se divide entre los vecinos de una misma cuadra, ha llegado a expandirse a 25 barrios (contando a Guaracal), con la organización de grupos de WhtasApp con 1.250 vecinos y la instalación de 150 alarmas que, benefician a un universo de 25.000 vecinos.

Una calle 100% vigilada

La calle David Terrazas del barrio Guaracal, que colinda con la pista de aterrizaje del aeropuerto El Trompillo, entre el tercer y cuarto anillo, es ‘emblemática’ porque el 100% de los vecinos se alertan ante cualquier situación anormal: gente extraña merodeando, incendio de los pastizales en la pista del aeropuerto, una persona que precisa de ayuda, un robo, la presencia de un vehículo extraño, la alerta ‘salta’ por todo.

Álvaro Mamani, vecino de la calle hizo una demostración activando la sirena que se escucha a unos 150 metros a la redonda. Recuerda que antes de la instalación de la alarma, de su casa robaron electrodomésticos por un valor de $us 900, pero que ahora considera que su calle es la más segura del barrio, pese a estar frente a la pista donde hay maleza y es poco iluminada.

“Lo principal es que los vecinos estén organizados, se conozcan e interactúen, porque si no hay eso, de nada sirven las alarmas, los pitos, las cámaras o cualquier sistema de seguridad”, explicó a su vez Rubén Rocha.



Un tercio del barrio, vigilado

Desde que se empezó a ejecutar el proyecto, hace un año y medio (en 2017), de las 91 cuadras que existen en el barrio Guaracal, 30 tienen el sistema de alarma vecinal, es decir, un tercio del barrio está vigilado constantemente por los vecinos. Allí destaca la calle David Terrazas que tiene cinco cuadras, cada una de aproximadamente 150 metros, donde hay instaladas 10 alarmas, con lo que la cobertura en esa calle es total.

Y para que quede constancia a los malvivientes, en las paredes hay letreros que los vecinos están vigilando la calle. “El mensaje disuade a los delincuentes, eso lo podemos constatar porque los asaltos que se dan en el barrio, son en calles donde los vecinos no están organizados ni cuentan con los pitos y alarmas”, dice Rocha.

Se expandió a 25 barrios

La iniciativa tuvo buena recepción en varios otros barrios que se fueron incorporando paulatinamente y ya suman 25 en un año y medio, como el 30 de Agosto (Plan 3.000), La Colorada, El Pari, El Carmen, Hilandería, Villa Rosario, entre otros. Cuando se inició no superaban 15.

A ellos se sumará el barrio Cruz del Sur, de la zona La Cuchilla, aledaño a la Universidad Evangélica, en el sexto anillo de la avenida Moscú. Nelly Menacho, dirigente vecinal de ese barrio, señala que en su zona pululan los malvivientes que llegan de otros barrios a asaltar a los vecinos.

“Vamos a instalar siete alarmas; para eso nos estamos organizando y capacitando”, dice la dirigente para quien el principal obstáculo es la apatía de algunos vecinos. Esto, según Rocha, es normal, pero convencer a los vecinos es el primer paso y es indispensable para que el sistema funcione. “Lo que más tenemos son asaltos con cuchillo y pistolas”, dice Menacho.



La realidad es similar en otros barrios de la zona sur. “En mi barrio en el anterior mes hubo tres atracos a mano armada, en los que por suerte no hirieron a nadie al robarle sus celulares, además de un robo en una casa”, señala Olga Murillo, presidenta de la junta vecinal de la urbanización Paraíso, ubicada en el séptimo anillo de la avenida Santos Dumont. Ella señala que se sintieron atraídos por la idea luego de conocer los pormenores a través de las redes sociales y vieron que por su funcionalidad y su bajo precio es viable de implementar.

Barrio con cámaras al 100%

En el barrio Vallecito III, de la zona norte, los vecinos invirtieron Bs 10.000 de sus bolsillos para instalar cinco cámaras en las tres cuadras, de 150 metros cada una, que componen el barrio y así tener una cobertura del 100%. Santos Égüez comenta que esto les ha permitido detener a dos pandilleros merodeando por su zona y entregarlos a la Policía, además de identificar a un presunto mototaxista que robó herramientas de un domicilio.

“Como lo tenemos identificado, hemos difundido su imagen y lo hemos ido a buscar por otros barrios ce4rcanos, al parecer esta persona ha sido advertida y ha escapado a otro lugar. En los barrios aledaños todos saben que tenemos nuestro sistema de cámaras de seguridad, y por eso no hemos tenido más hechos de delincuencia”, aseveró Égüez.



 




En esta nota