SANTA CRUZ

Suspenden audiencia por la muerte de bebé


La audiencia ha sido postergada hasta el 8 de marzo. Son tres las personas del centro hospitalario imputadas


Familiares del bebé agredieron verbalmente a los acusados
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/02/2019

Las dos médicos Karen Z. y Amanda S., además de la enfermera auxiliar María D., imputadas por la presunta comisión del delito de homicidio culposo en el caso de la muerte del recién nacido por graves quemaduras en el hospital Nuestra Señora del Rosario, ayer se sentaron frente a la jueza de instrucción penal primero de Warnes, Mary Ruth Guerra Martínez.

La audiencia de medidas cautelares no pudo instalarse porque después de 15 minutos que ingresó a la sala la autoridad judicial determinó posponer la audiencia hasta el viernes 8 de marzo a las15:30 en el juzgado de Warnes.

Las razones para que la jueza tomara esa determinación fue un incidente de nulidad en contra de la imputación fiscal que presentó la defensa de la imputada Amanda S., y ordenó que se notifique a las partes para que puedan responder al incidente en tres días, el mismo plazo corre para la autoridad judicial.



Otra de las causas para que se suspenda la audiencia fue la falta de energía eléctrica, porque precisamente cuando la juzgadora anunciaba su determinación la sala de audiencias quedó en tinieblas porque hubo un corte del servicio de energía.

De su lado, la fiscal Delmi Guzmán Roda, reclamó que la audiencia no se podía suspender porque las partes fueron notificadas con anticipación y solicitó la reposición de la audiencia, pedido que no prosperó.

En ese mismo tono Róger Guzmán, abogado de una de las imputadas, sostuvo que previo a la audiencia el memorial del incidente se debía resolver antes de la audiencia cautelar.

Reacciones



“Estamos indignados, tenemos que esperar un mes para saber si los imputados son detenidos para que paguen lo que le hicieron a mi sobrino, hay mucho dolor e impotencia”, dijo entre sollozos Scarlet Pasabare, tía de la criatura.

El caso se remite al 17 de enero, cuando un recién nacido prematuro perdió la vida tras sufrir quemaduras de tercer grado en varias regiones de su cuerpo pues fue colocado cerca de una estufa.