Flora y fauna del Jardín Botánico, bajo amenaza por una sede social

SANTA CRUZ

Pese a que existe una ordenanza de 2006 para expropiar el terreno donde se construye la sede de los trabajadores universitarios, hasta marzo nadie de la Alcaldía se contactó con los dueños. En el área viven más de 200 tipos de aves


*****

Aficionada a la fotografía, Martha Sanabria acude dos veces al mes al Jardín Botánico. La flora y fauna que atesora este lugar son retratadas a través de imágenes que suele compartir en las redes sociales; sin embargo, hace tres semanas encontró algo que le preocupa: un grupo de personas se encontraba trabajando en una construcción dentro del bosque.

Una cabaña grande con el piso de mosaico, churrasqueras, dos piscinas y otros ambientes construidos con ladrillo y cemento, contrastan con la vegetación, el bosque y la fauna del Jardín Botánico.

El terreno donde se realizan las construcciones es propiedad del Sindicato de Trabajadores Universitarios (STU) que en marzo inició las obras de su sede social en el predio de 1,5 hectáreas que compraron en enero de 1993, pero que debía ser expropiada, según la ordenanza 090/2006 emitida por el Concejo Municipal cruceño.

La preocupación de Martha es compartida por el director del Jardín Botánico, Darío Melgar, por el impacto que tendrá en la flora y fauna del lugar, pero también entre las personas que acuden para avistar aves, pasear o buscar un lugar tranquilo.

Entrevista con el director del Jardín Botánico:

La flora y fauna amenazadas

En el Jardín Botánico conviven más de 200 tipos de aves. La zona donde se encuentra la sede de los trabajadores universitarios es frecuentada por capiguaras, urinas y cuando es época seca, los lagartos, tejones y tortugas acuden al riachuelo, que pasa por este terreno en busca de agua.

La bulla hará que algunos animales se replieguen a zonas más profundas. Pero también hay especies que son atraídas por la actividad humana como las carachupas y los tejones, animales que pueden ser dañados”, señaló Melgar.

También existe peligro para la gente que acuda a esta sede social porque en la zona existen serpientes de cascabel y víboras boyé. “Nada nos asegura que durante la noche, la gente que esté en esa sede no ingrese al Jardín Botánico para realizar otras actividades e incluso cazar animales”, agregó Melgar.

A esto se suma la generación de basura, además el lugar no cuenta con un sistema de alcantarillado sanitario y utilizan agua que extraen de un pozo.

Derecho propietario

En el STU aseguran que hasta marzo de este año, cuando iniciaban la construcción de su sede, nadie del municipio los buscó para consolidar la expropiación. Señalan que la sede social es una aspiración que tienen desde hace muchos años, además buscan motivar a las familias a visitar el Jardín Botánico.

“No tratamos de dañar la biodiversidad o afectar al Botánico. Se dice que hemos realizado el desmonte del terreno, pero está así hace más de 40 años”, justificó Ramón Amado Zirpolo, dirigente de los trabajadores universitarios.

Admite que han derribado algunos árboles, “tres o cuatro”, pero asegura que era necesario para realizar la limpieza y le pueda llegar mayor luz a otras especies y de esta manera estimular su crecimiento.

Conflicto limítrofe

Desde hace varios años, el terreno donde se encuentra el Jardín Botánico es parte del conflicto limítrofe entre Santa Cruz y Cotoca. De hecho, el STU destaca haber cumplido con todas sus obligaciones en el municipio cotoqueño.

Wilfredo Añez, alcalde de Cotoca, señaló que se ha llegado a conciliar los límites con Santa Cruz de la Sierra, aclarando que el terreno donde está el Botánico pertenece al municipio cruceño.

“Quienes han pagado los impuestos en Cotoca no tendrán ningún problema de tributos Santa Cruz. Eso hemos acordado con las autoridades cruceñas; también pactamos que esa área le corresponde a la capital cruceña”, explicó Añez.

Impacto ambiental

No tienen en su poder la ficha ambiental, aunque dicen que ya está en proceso y argumentan que eso no impide que se ejecuten obras. “Tenemos el plano aprobado en Cotoca, registro catastral, inscripción a derechos reales, pago de impuestos, posesión y uso”, destacó Zirpolo y acotó: "No estamos cerrados a ninguna negociación, pero nadie se ha acercado para conversar".

Desde la Secretaría de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Gobernación, encargada de brindar la ficha ambiental explicaron que no se ha emitido ninguna autorización, tampoco conocen que se hayan presentado documentos para su trámite y confirman que, debido a que se encuentra en un área protegida, este documento es imprescindible para permitir la construcción.

Punto de vista

 
 

Cifras

 
 
FOTOS:
Gina Muñóz
Fuad Landivar 
Jorge Gutiérrez