7º DÍA

La compleja vía para elegir a una nueva autoridad


El MAS tiene 90 días para elegir a la nueva autoridad de la Defensoría. Por el momento hay un interinato y la oposición no confía en que una persona idónea sea designada en este tiempo. Exdefensores ven difícil que se recupere la imagen de la institución


Waldo Albarracín, uno de los exdefensores del Pueblo, a favor del 21 - F
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/02/2019

Serán 90 días de paciencia. Nadia Cruz Tarifa fue designada interinamente como defensora del pueblo. No podrá hacer mucho, pero intentará resolver algunas situaciones que están perjudicando la imagen de la Defensoría del Pueblo. Mientras, en la Asamblea Legislativa se elaborará una nueva convocatoria y el reglamento para la elección del nuevo defensor. Eso es lo que preocupa a la oposición y a expertos en derechos humanos.

El senador oficialista Ciro Zabala explica que el interinato de Cruz Tarifa no puede durar más de 90 días, por lo que la designación de un nuevo defensor se puede desarrollar en 45 días. Antes, se diseñará la convocatoria y el reglamento. “Existe el tiempo suficiente para elegir al nuevo defensor del pueblo. Se hará una convocatoria como primer paso y luego vendrán los pasos corrientes a seguir, como la reglamentación y la propia designación”, explica el legislador.

Esa la situación que preocupa. El exdefensor Waldo Albarracín lamenta que la metodología sea la misma que se siguió con David Tezanos Pinto, quien renunció a la Defensoría del Pueblo por problemas particulares. “Lamentablemente las normas son así. El Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene todo el poder para elegir nuevamente a un o una funcional a sus intereses políticos, como lo hizo con David Tezanos Pinto”, dice.



Los dos tercios del MAS en la Asamblea Legislativa Plurinacional tienen la facultad de elegir autoridades de instituciones públicas, entre ellas la Defensoría del Pueblo. Por ejemplo, para designar a Cruz Tarifa la bancada oficialista decidió votar por la abogada dejando sin votos a su eventual contrincante, que era Ximena Fajardo Miranda. La elegida recibió 96 sufragios. La descartada no tuvo ningún apoyo. Ni de la oposición.

El jefe de bancada de Unidad Demócrata (UD) en Diputados, Gonzalo Barrientos, considera que el oficialismo optará por aplicar su rodillo y así elegir a una persona afín a su militancia. Dice que no esperan sorpresas.

“No esperamos que una persona idónea o experta en derechos humanos sea el o la nueva defensora del pueblo. No habrá sorpresas, será lo mismo de siempre a lo que nos acostumbró el MAS: elegir a amigos que tienen vinculación política. Esperemos los postulantes para desnudar su pasado y sus vínculos con el MAS”, arremete Barrientos.

El MAS y su opinión



En el oficialismo esa percepción no les llega. El diputado Franklin Flores adelanta que se elegirá como defensor del pueblo a la persona que tenga los mejores resultados. “Nosotros no podemos decir quiénes se postulan. No lo sabemos, pero seguro que la persona más capaz será la elegida, de eso no tenga duda. No es como dice la oposición, que es su único discurso y no propone nada”, responde el oficialista.

La presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, explica que la primera etapa de este proceso será la convocatoria y de inmediato, dice, se recibirán a los postulantes. Estima que en 45 días se puede elegir a la nueva cabeza de la Defensoría.

Rolando Villena, exdefensor del pueblo, tiene la esperanza en que se podrá elegir a una personas idónea. Pide a los expertos, profesionales y personalidades que se presenten a la convocatoria para que den lucha en el proceso de selección. Aunque admite que es mucho pedir, ya que en año electoral cree que el MAS elegirá a un defensor a su medida política.

“La esperanza no puede morir sin dar lucha. Creo que se deben presentar personas idóneas, pero también sabemos que el MAS tiene sus mañas para elegir cargos con fines políticos. Y más aún en este año que es época electoral”, recalca Villena, que también fue elegido en su época por los dos tercios del MAS.

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, no tiene esperanza en que una persona capaz ingrese a la Defensoría del Pueblo. “Yo creo que mientras el MAS domine la Asamblea Legislativa no habrá autoridades de entidades de derechos humanos que sean independientes”, dice.