TENDENCIAS

Hombre vs cóndor: la batalla que tiene en jaque al Rey de los Andes


No existe un censo oficial, pero expertos calculan una población de 150 aves en el territorio colombiano. Aunque en una época se pensaba que eran exclusivamente carroñeros, hoy existen evidencias de ataques a animales vivos


El cóndor fue encontrado envenenado y fue devuelto a su hábitat tras su recuperación. Foto AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

28/01/2019

Dasan e Illika se intoxicaron en su propia casa. Ya recuperados, los cóndores picotean ansiosos las jaulas antes de ser liberados y volver a los páramos de Colombia, convertidos por el hombre en un territorio hostil para el Rey de los Andes. 

Dasan, un macho de unos cinco años, fue el primero en alertar a los campesinos. 

En noviembre lo encontraron alicaído y excepcionalmente dócil en el páramo del Almorzadero, en el municipio Cerrito (noreste). Luego fue Illika, una hembra adulta, que apareció poco después con los mismos síntomas a 200 metros.

Su estado despertó sospechas de envenenamiento. Según la fundación Neotropical, sería la quinta vez que los pobladores de la zona usan carroña contaminada para deshacerse de lo que algunos consideran una amenaza para sus ovejas, cabras y ganado.

Los páramos son ecosistemas de alta montaña en zonas ecuatoriales, de vegetación robusta y de poca altura, aptos para retener agua y resistir variaciones de temperatura. Su vocación no es la ceba de animales, pero la disminución de la fauna silvestre y la actividad humana alteraron los hábitos del cóndor. 

"El páramo es nuestra fuente de agua en los países andinos. Sin el páramo estaríamos secos y muertos, literalmente. El ganado vacuno o bovino sí tiene un impacto negativo en el páramo, pero si lo retiramos todo de golpe el cóndor se queda sin comida", señala Sebastián Kohn, director ejecutivo de la fundación Cóndor Andino de Ecuador.

Cautiverio protector

Considerada una de las aves más grandes del mundo y emblema de Colombia, el cóndor de los Andes está en peligro crítico de extinción en el país y casi amenazada a escala global según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. 

No existe un censo oficial, pero expertos calculan una población de 150 aves en el territorio colombiano. Aunque en una época se pensaba que eran exclusivamente carroñeros, hoy existen evidencias de ataques a animales vivos. La población de Cerrito lo confirma. 

"Normalmente los cóndores llegan y si ven el animalito que se mueve, ellos le dan con las alas. Unos tres aletazos y con eso tienen. Después de que ven que ya no se está moviendo, empiezan a comérselo", señala Eduin Conde, un criador de ovejas de 38 años y líder local.

Con 8.200 habitantes, Cerrito está a 400 kilómetros de Bogotá. El 80% de su territorio es páramo y allí nacen, entre otros, el río Arauca que surte de agua a Venezuela.

"Al menos 30 cóndores" sobrevuelan la zona, cuenta Fausto Sáenz, director científico de la fundación Neotropical, que en alianza con el parque Jaime Duque, The Peregrine Fund y la Fundación Cóndor Andino de Ecuador acompañaron el rescate, convalecencia y liberación de los animales.

Amenazas al rey 

Dasan e Illika fueron auxiliados primero por investigadores, bomberos y policía. Luego, un helicóptero de la fuerza aérea los trasladó hasta la clínica veterinaria del parque Jaime Duque, a 35 kilómetros de Bogotá.

"No respondían ante estímulos", explica Sáenz, y el hecho de que fueran dos individuos "era un indicativo de que estaban alimentándose o que fueron alimentados por la misma fuente de intoxicación".

El alcalde de Cerrito, Carlos Romero, aseguró a la AFP que existe una investigación en curso para determinar si hubo delito. Tras dos meses de aislamiento bajo un mínimo contacto humano y el monitoreo constante de los niveles tóxicos, los cóndores recuperaron poco a poco su vigor.

Al mismo tiempo, en redes sociales, se lanzó un concurso para escogerles un nombre. 

"Dasan significa 'líder de las aves'. Illika significa 'con suerte' en dialecto (indígena) uwa", indicó Sáenz.

Según expertos consultados, el envenenamiento es la principal amenaza en el país para esta especie, que se distribuye desde Venezuela hasta el sur de Argentina y Chile, con cerca de 6.700 aves que superan los tres metros de envergadura y que pesan entre 9 y 15 kilos.

Expuestos a otros riesgos como la cacería y el choque contra cables eléctricos, sumado a un ritmo de reproducción de un huevo cada dos años, el cóndor está cerca de perder su corona en las cordilleras suramericanas.

Las amenazas que enfrenta son similares a las que encaran otras especies continentales, como el oso de anteojos o el jaguar, cuyos hábitats han sido cercados por la expansión de la agricultura o la ganadería.

Liberación anhelada

Nadie quería perderse la liberación de Dasan e Illika. Unas cien personas se dieron cita a 4.000 metros de altura, en el mismo lugar donde fueron hallados enfermos.

En mejores condiciones de salud y armados con rastreadores satelitales, los animales volaron ante un público expectante. Los transmisores permitirán nutrir la base de datos sobre estas aves en Colombia.

La familia Conde se ha empeñado en defender esta ave rapaz, que limpia el páramo de posibles focos de infección. 

Gilberto, hermano del líder local Eduin, libra su propia campaña para que los campesinos no sigan alimentando prejuicios.

"Les he venido diciendo que protejamos al cóndor", explica mientras busca un ejemplar en el cielo con sus binoculares. "Es un ave insignia y, la verdad, está en vía de extinción y es hermosa".

Atrás, el dibujo de un cóndor majestuoso decora la pared del hotel que administra a más de 3.000 metros de altura. "El páramo resiste", reza el mural que, junto con los Conde, le da la bienvenida a quienes suben a este punto del Almorzadero.



 




En esta nota