TENDENCIAS

Una muestra de Playmobil repasa la historia boliviana hasta 'Juego de Tronos'


Una exposición en el museo Tambo Quirquincho de La Paz, a cargo de 19 coleccionistas de estas simpáticas figuritas, quiere motivar a nuevas generaciones para que no se pierdan la magia de interactuar con los Playmobil para inventar historias


La ‘cholita paceña’ se lució en la presentación al igual que Los Colorados de Bolivia. Foto: Enrique Montoya
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/04/2019

Los "clicks" de Playmobil se convierten en conquistadores españoles, soldados bolivianos y en incas, reviven batallas entre Bolivia y Chile y llegan hasta "Juego de Tronos" en una exposición que muestra en La Paz la versatilidad de estos mundialmente famosos muñequitos.

Una exposición en el museo Tambo Quirquincho de La Paz, a cargo de 19 coleccionistas de estas simpáticas figuritas, quiere motivar a nuevas generaciones para que no se pierdan la magia de interactuar con los Playmobil para inventar historias.

Coleccionistas de distintas partes de Bolivia, todos del club Playmo, aportan sus tesoros para exhibir unas 20.000 piezas que recrean escenas históricas y lúdicas.



Una de las que más llama la atención son los Colorados de Bolivia, un histórico regimiento militar dedicado a la custodia presidencial que es el ejemplo del trabajo del coleccionista Gonzalo Lema para uniformar alrededor de un centenar de figuras.

Los Colorados son "lo más atractivo" de esta cuarta versión de una exposición que comenzó en 2016, dijo a Efe su organizador, Enrique Montoya, que colecciona Playmobil desde hace unos 24 años.

Los "clicks" de los Colorados de Bolivia recrean una escena en la vieja plaza Murillo de La Paz, con las actuales construcciones del Congreso y del antiguo Palacio de Gobierno de Bolivia todavía ausentes, pero con casas viejas de los primeros años de la República, en el primer cuarto del siglo XIX.

Vestidos con sombreros y chaquetas rojas, aparecen enfilados, con estandartes patrios o con instrumentos musicales para entonar canciones patrióticas.



Fruto de un proceso de lenta confección, para replicar en miniatura los sombreros, el decorado de los trajes o los fusiles. Otra escena atractiva es la parada del autobús municipal de La Paz, el Pumakatari, que replica una imagen cotidiana en una de sus paradas con filas ordenadas tras una muy coqueta mujer en miniatura que aborda un bus.

También impacta la escenificación del clásico de fútbol paceño entre Bolívar y The Strongest, en el que además de los jugadores se enseña a las hincadas con banderas y chaquetas con los colores de sus equipos.

En otra de las salas se muestra el encuentro entre de los colonizadores españoles con los incas. La escena evoca a los conquistadores con cascos y espadas con barbas largas, algunos en caballos, que se contraponen a una especie de procesión nativa en la que algunos visten sayales mientras levantan en un trono al líder, el inca.

En otro espacio está también la recreación de la batalla del Alto de la Alianza, que enfrentó a tropas bolivianas y peruanas ante las chilenas durante la Guerra del Pacífico del siglo XIX.

Decenas de soldaditos de rojo bien ordenados en filas que representan a Bolivia y otro tanto vestidos de blanco a Perú, ambos enfrentados a las fuerzas chilenas, a caballo y empuñando sus armas.



Esas escenas son rescatadas por los organizadores ya que valoran de ellas lo educativo y simbólico en el trabajo de coleccionistas. Otro de los espacios más atractivos es el de la famosa serie de televisión "Juego de Tronos", de unos ocho metros, que contiene la mayor cantidad de piezas y detalles medievales como jinetes bien uniformados y caballeros, mientras que la realeza y los nobles destacan por sus vestimentas, todos al amparo de una gran fortaleza.

Extramuros deambulan los plebeyos representados por figuras de adultos y niños que escenifican su faena diaria en cultivos o la búsqueda de agua en pozos cercanos.

Según el organizador, la recreación de "Juego de Tronos" en esa dimensión pudo haberle costado a un coleccionista alrededor de unos 1.500 dólares.

Todos los espacios son un deleite para los expertos, que pueden disfrutar analizando cada pieza y apreciando su antigüedad y el tipo de colección de la que provienen.

El evento que comenzó en 2016 con solo cinco expositores ha conseguido multiplicar por cuatro al número de adherentes a esa afición y ha logrado revivir una afición que se creía prácticamente extinta.

Los Playmobil son obra de una empresa alemana que con sus muñecos de 7,5 centímetros de alto, con partes móviles como cabeza, brazos y piernas, ilusiona desde la década de 1970 a millones de amantes de sus "clicks" en todo el mundo.

Son algo que "marcó nuestra infancia y que nos conecta con nuestro pasado", concluyó el coleccionista.

Te puede interesar: 

La 'cholita' paceña ahora es un muñeco de Playmobil

Mira la travesía del barco Playmobil que cruzó el mar



 




En esta nota