Escucha esta nota aquí

Managua
La violencia suma más víctimas en Nicaragua y eleva el clamor de sus pobladores y de la comunidad internacional para que se restablezca con urgencia la paz y diálogo en ese país. 
El sábado, dos personas murieron y 11 resultaron heridas producto de un tiroteo que se produjo contra manifestantes que participaban en una multitudinaria marcha por las calles de Managua, para exigir la renuncia del presidente Daniel Ortega y justicia por más de 220 fallecidos en dos meses y medio de represión del Gobierno. 
Una de las víctimas es un vendedor ambulante (23) que murió cuando un grupo que se separó de la marcha fue atacado a balazos al pasar por una propiedad ocupada por civiles encapuchados y fuertemente armados, en el suroeste de Managua.
El otro fallecido es un hombre que ayudaba a estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), donde una barricada fue atacada a balazos por fuerzas de Ortega en momentos en que, cerca de allí, se iniciaba la marcha, según indicaron grupos de Derechos Humanos. 

Otro enfrentamiento
Ya en la noche se produjo otro hecho violento, una persona resultó muerta, siete heridas y 15 detenidas en un enfrentamiento ocurrido en la ciudad nicaragüense de Sébaco entre manifestantes antigubernamentales con la Policía, apoyada por grupos afines al Gobierno de Nicaragua. 
El conflicto, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), se produjo cuando un grupo de manifestantes opositores intentaba bloquear el paso de vehículos en un puente de Sébaco, 105 km al norte de Managua, y fueron repelidos por fuerzas del orden. 

Solidaridad internacional
Miles de nicaragüenses radicados en el extranjero expresaron el sábado  su solidaridad con las víctimas de la represión del Gobierno de Nicaragua, en una jornada internacional celebrada en más de 90 ciudades de 30 países del mundo, según informó  el diario nicaragüense La Prensa. 
En cada acto, con presencia de la bandera azul y blanco, se leyeron proclamas a favor de la democracia, el cese de la violencia y demandando justicia para las 285 personas que según organizaciones de derechos humanos han muerto por la represión gubernamental desatada desde el pasado 18 de abril.
La iniciativa Vigilia mundial en honor a las víctimas de Nicaragua fue organizada por estudiantes nicaragüenses.

Mediación y garantías
El papa Francisco animó ayer los esfuerzos voluntarios que median en la crisis en Nicaragua.
“Renovando mi oración por el amado pueblo de Nicaragua, deseo unirme a los esfuerzos que están cumpliendo los obispos del país y muchas personas de buena voluntad en su rol de mediación y de testigos en el proceso de diálogo nacional en curso, por la vía de la democracia”, afirmó el pontífice. 
Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al Estado de Nicaragua a garantizar la vida de las personas que se manifiestan a favor o en contra del Gobierno de Daniel Ortega.
Entretanto, en una declaración especial sobre Nicaragua, los líderes del Sica (Sistema de la Integración Centroamericana) llamaron al diálogo, expresaron  sus condolencias y reiteraron que la preservación de la paz debe ser responsabilidad de todos los actores sociales.

Tags