Escucha esta nota aquí

La secretaria de Estado adjunta de EEUU para América Latina, Roberta Jacobson, dijo ayer que confía en que los Gobiernos estadounidense y cubano puedan terminar el proceso para abrir las embajadas en las respectivas capitales a tiempo para la Cumbre de las Américas que se celebrará en abril en Panamá.

"Creo que podemos tener este proceso concluido a tiempo para la Cumbre de las Américas", dijo Jacobson en una conferencia de prensa al término de la segunda ronda de negociaciones entre EE.UU. y Cuba, celebrada ayer en el Departamento de Estado.

Productivo, alentador u optimista fueron algunos de los principales calificativos que EEUU y Cuba utilizaron el viernes al describir la segunda ronda de diálogos para restablecer sus relaciones.

Las negociaciones celebradas en Washington tenían un objetivo claro: sentar las bases para abrir cuanto antes las sedes diplomáticas en los dos países, pese a sus profundas diferencias históricas.

Embargo y terrorismo
La delegación estadounidense está encabezada por la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, y el equipo cubano por Josefina Vidal, jefa del departamento de Estados Unidos en la Cancillería de Cuba.

Los principales obstáculos que enfrentan son el embargo y la salida de Cuba de la lista de países que apoyan al terrorismo. Ambos países sorprendieron al anunciar que empezarían a acercarse el 17 de diciembre de 2014