Escucha esta nota aquí

El ministro de Justicia de Perú, Gustavo Adrianzén, fue denunciado este jueves en el Congreso por la bancada del partido fujimorista Fuerza Popular, que lo acusa de los delitos de omisión de funciones, encubrimiento personal y falsedad genérica, por la fuga en Bolivia del empresario Martín Belaunde Lossio.

El congresista fujimorista Antonio Medina presentó la denuncia constitucional que deberá ser revisada por la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Legislativo antes de su eventual discusión en el pleno, informó el Canal N de televisión.

El documento cuenta con el respaldo del grupo parlamentario fujimorista que, según declaró Medina, espera que la presidenta del Congreso, la oficialista Ana María Solórzano, cumpla con los trámites administrativos "con celeridad".

Medina consideró que las informaciones que han ofrecido las autoridades de Perú y de Bolivia determinan que existió "un delito de función que tiene que recibir un tratamiento de carácter penal".

Adrianzén señaló el martes que Perú no fijó la fecha para la extradición de Belaunde, como lo afirmó el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, porque estaba esperando una sentencia firme del Tribunal Constitucional sobre los recursos legales presentados por la defensa del hasta hoy prófugo.

La fuga, el domingo pasado, del empresario peruano de la casa donde cumplía arresto domiciliario en La Paz ha llevado a la oposición peruana a responsabilizar al Gobierno del presidente Ollanta Humala.

Belaunde, quien en 2006 fue asesor de campaña del hoy presidente Humala, está acusado en Perú de gestionar intereses de empresas particulares para adjudicarles contratos con el Estado en Gobiernos regionales y obtener así beneficios económicos personales.

Perú solicitó a Bolivia su extradición por los delitos de peculado (malversación de fondos públicos), asociación ilícita y lavado de activos.

La tarde de este jueves la Policía boliviana capturó a Belaunde en un domicilio de Magdalena del departamento del Beni. El Gobierno del país pidió su traslado inmediato a la ciudad de La Paz para posteriormente ser entregado a autoridades peruanas.