Escucha esta nota aquí

"El tenía muchas ganas de estar bien y seguir sirviendo al país", afirmó Elizabeth Pardo Venegas, exesposa del expresidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), fallecido el pasado sábado a causa de una complicación cardio-respiratoria.

Señaló que la autoridad tenía muchas esperanzas de sanarse, pero no quería apartarse de la empresa estatal, pese a que su médico le recomendó alejarse del estrés, reducir su jornada laboral y someterse a otros análisis. 

"Carlos subestimó la enfermedad y siguió trabajando de forma desequilibrada. Cuando uno tiene una enfermedad, uno hace un alto, pero el continúo trabajando. Le prohibieron el estrés y más con las circunstancias tan terribles que se le presentaron antes de viajar a Chile", declaró este lunes Pardo. 

Villegas fue diagnosticado de cáncer de esófago y tuvo que someterse a una cirugía para remplazar la parte afectada. Su cuerpo rechazó el trasplante, tuvo una infección y permaneció alrededor de 12 días en coma inducido, luego sufrió una fatal descompensación cardio-respitatoria.

La esposa del la exautoridad sotuvo que "le fue muy difícil dejar su trabajo" y llegó al grado de "creerse imprescindible", sobrestimando la enfermedad que tenía y no renunciando a la presidencia de YPFB cuando lo tenía que hacer.

"He vivido 25 años con Carlos y nosotros lo conocíamos, él jamás cometió un acto de corrupción, era demasiado entregado a su trabajo y amaba mucho al país. Estaba agradecido por tener la oportunidad de trabajar con el presidente Evo Morales", agregó.

Se conoce que después del medio día los restos de Villegas serán trasladados a Palacio de Gobierno, donde recibirá varios homenajes y mañana será enterrado cerca de las 10.30 en el cementerio Jardín de la ciudad de La Paz.