Escucha esta nota aquí

Después de una semana de zozobra retornó la cordura y el sentido común. El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, anunció este lunes 5 de marzo la realización de un estudio y el lanzamiento de una próxima licitación en septiembre de este año para la construcción de un nuevo puente que unirá los municipios de Santa Cruz de la Sierra y Porongo, y que irá paralelo al actual, situado aguas arriba (al lado sur) y al que acertadamente bautizaron con el nombre de Puente Metropolitano. 

La Gobernación tiene competencia para hacerlo. Por un convenio recientemente firmado entre los municipios de Santa Cruz de la Sierra, el municipio de Porongo y la Gobernación de Santa Cruz, el puente Mario Foianini pasó a depender directamente de esta última. Lo que le permite repararlo, mantenerlo y ampliarlo. 

El proyecto del Puente Metropolitano prevé que el impacto ambiental será mínimo. Y que el costo será comparativamente bajo porque gran parte de la infraestructura de los accesos está ya construida. También que el tráfico general mejorará, dado que se duplicará la capacidad de tránsito actual del puente Mario Foianini y porque el proyecto contempla viaductos sobre el cuarto anillo y la avenida San Martín, que darán fluidez a la gran cantidad de vehículos y personas que van y vienen entre Santa Cruz de la Sierra y Porongo. Además, a tono con los tiempos, el proyecto contempla una ciclovía, algo que venía haciendo mucha falta. El Puente Metropolitano será financiado totalmente con recursos públicos.

El Plan de Ordenamiento del Sistema Urbano Metropolitano de Porongo (Posum), realizado por el Cedure, allá por 2012, entre sus principales conclusiones establecía que un nuevo puente era fundamental. En 2017 el Proyecto de Plan Maestro para la Mejora del Transporte del Área Metropolitana de Santa Cruz, realizado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) consideraba que para alcanzar la visión de un área metropolitana de Santa Cruz, en 2035, que sea el centro estratégico del departamento y de corredores internacionales, había que alcanzar primero varios objetivos, entre ellos: integrar el área metropolitana con la red vial. Y para eso era necesario; integrar ambos lados del río Piraí. Algo, esto último, en lo que, con algunos matices, todos podríamos estar de acuerdo.

A estas alturas, resulta claro que en el futuro cercano habrá tres, cinco o más puentes entre los municipios de Santa Cruz de la Sierra y Porongo, combinando preservación del medioambiente con conectividad entre municipios, como en muchas partes del mundo. La importancia que tiene hoy el Puente Metropolitano es que se constituye en una solución práctica, viable y de relativamente rápida ejecución a un problema que lleva muchos años de postergación. Con esta acción el gobernador de Santa Cruz traza una brecha hacia la modernidad, justo en medio de una mentalidad de atraso y encapsulamiento que algunos pretendían instalar. El tiempo de pensar en grande, el tiempo de la metropolización de Santa Cruz está llegando.