Escucha esta nota aquí

La estrella de las pasarelas internacionales, la brasileña Gisele Bündchen (38), casada con el jugador de fútbol americano, Tom Brady, forman una de las parejas más estables de la farándula internacional.

Sin embargo la bella rubia, que llegó a ser la modelo modelo mejor pagada del mundo, expresó que no todo ha sido color de rosa en su vida. En su libro, Lecciones: mi camino a una vida con sentido, cuenta parte de su vida privada. Escribió que el capítulo más tormentoso fue cuando su esposo, a los dos meses de iniciar su relación sentimental, le contó que su exnovia esperaba un hijo de él.

“Sentí que mi mundo se había puesto patas arriba”, dijo Gisele. “El hombre que amaba y con el que quería formar una familia iba a tener un hijo con otra mujer”, añadió.

Dice que no sabía que hacer, pues de la noche a la mañana un nuevo ser, e inocente, se metía a su vida. Sin embargo reconoce que todo salió bien, pues su novio no le ocultó nada y le pidió tomar el hecho (embarazo) de manera civilizada.

“Nació el bebé y se integró a nosotros. Le llegué a tener un gran cariño y ahora forma parte de nuestra familia, pues es el hermano mayor de mis dos hijos”, expresó la brasileña.

En su libro Gisele aconseja a las mujeres a nunca dejarse llevar por el pánico, por los prejuicios y por las emociones. Que sean más cerebrales y que piensen antes de hablar de actuar. Y lo dice por experiencia propia. Pues si ella hubiera entrado en cólera y roto su relación sentimental porque su novio iba a tener un hijo con otra mujer, no tendría la hermosa familia que ha formado ahora.