Escucha esta nota aquí

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, informó este lunes que el Gobierno ya tiene avanzado el trámite de compra de un sistema francés de radares que reemplazará al único que posee el país, emplazado ahora en la ciudad de Cochabamba.

Consultado en el programa Todo a Pulmón de Cadena A sobre la compra de armas por parte del Gobierno, Ferreira aclaró que se ha decidido priorizar las adquisiciones y que lo fundamental es la "radarización" del espacio aéreo nacional.

El ministro explicó que actualmente los vuelos comerciales prefieren evitar sobrevolar Bolivia porque no se sienten seguros al no existir radares.

Del mismo modo, el nuevo sistema servirá para controlar los vuelos promovidos por el narcotráfico. "Es lo único seguro, la radarización del país en cuanto a adquisición eso es un hecho (…) Los radares costarán 204 millones de dólares", anunció.

"Este proceso de radares en parte es militar, en parte es civil. Para dar toda la seguridad aérea a la navegación local (…) pero también para proteger nuestra soberanía aérea", añadió Ferreira.

La segunda compra priorizada son 40 mil fusiles. Esta compra aún no ha sido negociada, pero Ferreira indicó que es una dotación urgente.
"Desde el año 1979, la Fuerzas Armadas no tienen una dotación básica de fusiles, es con lo que se entrenan los conscriptos (…) Vamos a priorizar. Antes que los aviones caza hay que pensar en los fusiles", aseguró.

"El presidente a dicho algo muy claro: no se puede tener unas fuerzas armadas desarmadas y esa es una situación en la que en poco tiempo vamos a quedar sino se renueva el parque de los fusiles", dijo Ferreira.

Otra justificación para la compra de fusiles es la lucha contra el narcotráfico. "Usted sabe cómo andan armados los narcotraficantes, pregúntele a la Policía o a las FFAA, qué armas tienen, tienen hasta bazucas, tienen cohetes para derribar aviones, no va ir usted con máuser o un FAL que no está condiciones de reprimir", ilustró.