Escucha esta nota aquí

La fuga del empresario peruano Martín Belaunde Lossio, reportada la mañana del domingo, es la sexta en la que un personaje público logra evadir los controles policiales para evitar enfrentarse a la justicia.

En todos los casos, la Policía falló en mantener a la persona bajo arresto o detenerla antes de que saliera del territorio nacional.

Desde diciembre de 2009 se han fugado del país políticos, ciudadanos extranjeros e incluso un exfiscal.

Estos son los seis casos más importantes:

1.- Manfred Reyes Villa. El exalcalde y exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, salió del país el 14 de diciembre de 2009 por el departamento de Pando hacia territorio brasileño y desde allí a Perú. Ingresó por la población peruana de Iñapari, cercana a Bolpebra, que se ubica en la frontera de Bolivia, Perú y Brasil. Posteriormente se trasladó a Lima para allí tomar un vuelo comercial de American Airlines a Miami, Estados Unidos, donde reside desde entonces. Reyes Villa, acusado por el Gobierno de haber cometido hechos de corrupción, tenía orden de detención.
Ministro de Gobierno de entonces: Alfredo Rada.

2.- Mario Cossío. El exprefecto y exgobernador de Tarija, Mario Cossío, fue destituido de ese último cargo el 16 de diciembre de 2010 por la Asamblea departamental. Después de ello ya no retornó a su casa y estuvo en lugares indeterminados por varias semanas hasta que oficialmente apareció en Asunción, Paraguay, donde goza de asilo. Se cree que se dirigió por tierra hasta Bermejo (dos horas y media de viaje), por donde pasó a territorio argentino. De allí, siempre por tierra, se internó a Paraguay, con ayuda de políticos de ese país.
Ministro de Gobierno de entonces: Sacha Llorenti.

3.- Roger Pinto. El exsenador boliviano Roger Pinto fugó el 23 de agosto de 2013 del edificio de la embajada de Brasil en La Paz, donde había estado viviendo debido a la negativa del Gobierno a concederle un salvoconducto que le permitiera viajar a ese país, que le había concedido asilo político. Pinto tuvo un encierro de 454 días y fue ayudado a escapar por personal diplomático y militar de la legación brasileña en Bolivia. Tuvo un viaje de 22 horas, por todo el territorio boliviano, hasta Corumbá, de donde tomó un avión.
Ministro de Gobierno de entonces: Sacha Llorenti.

4.-Jacob Ostreicher. El empresario estadounidense Jacob Ostreicher, procesado y detenido por un supuesto lavado de dinero relacionado al tráfico de drogas, huyó en diciembre de 2013 hacia EEUU. Estaba bajo arresto domiciliario. Un año antes había sido liberado tras 18 meses de cárcel y puesto bajo arresto domiciliario. Su caso causó gran repercusión internacional debido a que el afamado actor norteamericano Sean Penn abogó por su liberación.
Ministro de Gobierno de entonces: Carlos Romero.

5.- Marcelo Sosa. El exfiscal del caso terrorismo, Marcelo Sosa, desapareció del país en marzo de 2014 y luego informó que estaba en Brasilia, donde pidió asilo a las autoridades de ese país. Sosa tenía orden de captura, pero la Policía nunca logró detenerlo. El exfiscal era acusado de haber chantajeado y acusado sin pruebas a varias personas en el marco del "caso terrorismo". En un audio distribuido a los medios, Sosa revela las presiones del Gobierno en el caso, que luego reiteró oficialmente al pedir asilo.
Ministro de Gobierno de entonces: Carlos Romero.

6.- Martín Belaunde.  El empresario peruano Martín Belaunde, acusado en su país de haber favorecido con contratos públicos a ciertos empresarios, fue en 2006 asesor del presidente Ollanta Humala. El 15 de diciembre de 2014 ingresó a Bolivia y pidió asilo. Este le fue negado, lo mismo que las otras iniciativas judiciales que presentó. Estuvo bajo detención domiciliaria desde el 20 de enero hasta el 24 de mayo de 2015, cuando eludió su custodia policial y se dio a la fuga. 12 personas, entre efectivos y familiares de Belaunde, están acusadas de haber ayudado en su fuga.
Ministro de Gobierno de entonces: Hugo Moldiz.