Escucha esta nota aquí

Leidi Gonzales llegó este miércoles muy temprano desde San Ignacio de Velasco con el único objetivo de acompañar a su sobrino quien se encuentra delicado de salud por lo que tuvo que ser internado en el hospital de niños Mario Ortiz. La mujer es de escasos recursos y aún no sabe por cuánto tiempo se quedará en la capital cruceña ni en donde se alojará.

Mientras esperaba junto a dos pequeños en una colchoneta colocada en el piso de uno de los pasillos del nosocomio, una enfermera le dijo que podía acercarse a las oficinas de la Dirección general para solicitar el beneficio del albergue para padres que desde ayer funciona en este centro hospitalario y que ha sido habilitado para personas de escasos recursos y que vienen de provincia, como es el caso de Leidi.

Una sonrisa se dibujó en el rostro de la mujer que ahora podrá acompañar a su familiar todo el día hasta que se recupere. Pero mientras se levantaba de aquella colchoneta, se le acercó Evangelina, una señora de unos 35 años que había llegado el martes con su niño desde Charagua. Ambas conversaron durante unos momentos y decidieron ir juntas en busca de la ayuda prometida.

Lo que se debe saber
El albergue recibirá solo a madres de familias, no a padres. No es exclusivo para la mamá del niño, puede alojarse un familiar (tía, hermana, prima, abuela o tutora) a cargo del menor.

El único requisito para beneficiarse de este servicio es que la familia provenga de provincias y sea de escasos recursos, situación que será valorada por trabajadoras sociales y sicólogas quienes le entregarán una carta que, además le permite acceder a medicamentos y servicios a bajo costo.

El albergue cuenta con ocho camas, dos duchas, dos baños y guardaropas y además las beneficiaras tendrán acceso a desayuno y almuerzo que les será distribuido de forma gratuita