Escucha esta nota aquí

“Aquí todo mundo sabe que se trafica la gasolina”, así resume un funcionario gubernamental, que por seguridad no quiso ser identificado en esta nota, la realidad que se vive cada día en Yacuiba. Recientemente la detención de dos personas por el robo de más de 360.000 litros de combustible en esta zona, develó una supuesta red de tráfico ilegal de este carburante, que funcionaba desde el interior de YPFB Refinación y tenía conexiones en Santa Cruz, Tarija, Villamontes, Yacuiba, Cochabamba y Argentina. Dicha organización, operaba desde hace un año, aseguraron desde el Ministerio Público.  

“El fiscal que dirige la investigación, Pedro Portal, señaló que José Joel Tárraga, uno de los acusados por el hecho, y ahora extrabajador de YPFB, detalló en su declaración oficial que más personas de Yacimientos estaban al tanto de sus actividades ilegales. 

Según el informe de Portal, los indicios apuntan a que desde la subsidiaria de YPFB Refinación, se enviaban los carguíos de combustibles adulterados y que en Yacuiba procedían a validar estos informes y falsear reportes que se enviaban a las oficinas centrales de la petrolera.
“Desde allá (Refinación) venían los precintos adulterados y llegaban con merma de combustible. Aquí (Yacuiba) los operadores procedían de la misma forma para que verifiquen que todo el combustible estaba de acuerdo a la salida y la entrada”, aseguró.

La anormalidad fue detectada a través de una inspección sorpresa hecha por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el 23 de febrero. En este peritaje, se observó la falta de 25.000 litros de gasolina especial. Luego el informe fue enviado a YPFB, que posteriormente se querelló contra José Joel Tárraga, operador de líquidos de Yacimientos y Limber Vilte, inspector de la empresa Intertek. Ambos guardan detención en la cárcel El Palmar.

Transportistas implicados

De acuerdo con las pistas que sigue el Ministerio Público en el hecho hay transportistas y surtidores implicados, que trabajan a escala nacional. Por eso, se solicitó información pertinente a la ANH sobre la distribución y remanentes de combustibles en estaciones de servicio. 

“Estamos en periodo de investigación para determinar estos aspectos con certeza.  Pero es casi un hecho: por los elementos que tenemos, y hay identificados algunos lugares como ser Yacuiba; que son seis surtidores”, dijo Portal. 

Los transportistas serían uno de los principales involucrados ya que un grupo de ellos compraba gasolina a los detenidos.

“Ellos vendían entre 100 y 200 litros de forma ilegal a los transportistas”, aseguró.

Sobre el presunto tráfico a Argentina, las primeras averiguaciones sostienen que el mecanismo con que ejecuta el ilícito es a través del microtráfico con turriles por la extensa frontera que existe con el vecino país. Por eso, se solicitará ayuda al vecino país “aunque ese proceso demorará”.

Ejecutivos de YPFB declararán

Para la Fiscalía, todo apunta a que existen involucrados en Yacimientos por lo complejo del caso y la forma de delinquir de los arrestados. En ese sentido, toda la estructura y el personal ejecutivo de Refinación serán citados con fines investigativos. Declararán, los encargados de seguridad y de operaciones.

“El caso es delicado porque para traficar 360.000 litros de combustible, necesitas de una organización muy grande y se tiene el dato que esto se venía haciendo desde hace 12 meses”, afirmó.

Sobre las aseveraciones del Ministerio Público se buscó una respuesta de YPFB pero no se pudo obtener una declaración oficial. Sin embargo, en la víspera el presidente de la estatal, Oscar Barriga, dijo que este hecho está en manos de la Fiscalía y de la Unidad de Transparencia de la petrolera. 

Existen más 64 rutas ilegales
Se buscó la versión de la aduana regional de Yacuiba sobre los controles que realizan en frontera y sobre las principales rutas de microtráfico.
En esta dependencia indicaron que no estaban autorizados para dar una declaración. También se consultó a la ANH y se obtuvo la misma respuesta.

Se hizo además una solicitud a la Aduana, pero indicaron que tampoco podían contestar.

Incluso se ingresó a la localidad fronteriza argentina de Salvador Mazza, ahí en la  Aduana Argentina, indicaron que no estaban autorizados para dar declaraciones y todo se debía canalizar en instancias superiores. Se buscó a la Gendarmería pero el responsable no se encontraba.
Sin embargo, dos funcionarios estatales bolivianos, que pidieron no ser identificados aseguraron que el comercio ilegal de gasolina y de hasta GLP es ‘normal’ en la zona fronteriza. Identificaron entre 40 y 64 rutas clandestinas, por la vasta frontera, por donde se interna el combustible a la República de Argentina. 

Pero la Policía de Yacuiba indicó que es imposible determinar los puntos exactos. Desde la institución indicaron que solo realizan un trabajo de colaboración y de control en la zona fronteriza. “Tenemos una quebrada extensa (frontera), la Gendarmería hace el control y nosotros también”, señaló Juan Carlos Palacios, comandante de la Policía en Yacuiba. 

Una de estas personas, que por razones de seguridad identificaremos como Pedro, dijo que incluso la intervención de militares no asusta a las personas que se dedican a esta actividad.

“Una vez, me amenazaron con dañar a mi familia. Tuve que salir de Yacuiba, volví después de varios meses. Acá, abunda el contrabando y el narcotráfico, es muy peligroso aquí”, alertó.

Pedro manifestó que el bajo precio del combustible hace que sea apetecido fuera del país. Aseguró que es vox populi y que muchos bolivianos ingresan por diferentes rutas a Argentina con mucha gasolina y GLP. “Todos saben lo que pasa aquí, pero se hacen de la vista gorda”, finalizó.

Tags