Escucha esta nota aquí

José Luis Pereyra, director de la Unidad Operativa de Tránsito, informó que el fin de semana cerró con 63 accidentes, que ocasionaron la muerte de cuatro personas y dejaron heridas a 41. Al menos 18 conductores fueron detenidos al ser sorprendidos manejando en estado de ebriedad.

El jefe de Tránsito lamentó que uno de los casos más graves se registró en la zona del Urubó, donde un conductor, presumiblemente ebrio, invadió carril y se estrelló de frente contra otro motorizado.

"El acompañante sufrió graves daños en la cabeza, se logró evacuar a la víctima en una ambulancia; sin embargo, perdió la vida mientras era evacuado hasta una clínica privada", señaló Pereyra.

Agregó que los conductores que fueron detenidos manejando borrachos serán sancionados con la suspensión de sus licencias de conducir, mientras que los choferes que protagonizaron accidentes bajo la influencia alcohólica serán puestos ante un juez.