Escucha esta nota aquí

La ceremonia de la 87 edición de los premios Óscar arrancó este domingo en el teatro Dolby de Hollywood con todas las miradas puestas en "Birdman" y "Boyhood", dos películas de autor que pelean por la gran corona.

La gala comenzó con el premio a Mejor actor de reparto, que recayó sin sorpresas en J.K. Simmons por interpretar en "Whiplash" a un sádico profesor de jazz que lleva a sus alumnos al límite para sacar lo mejor de ellos.

"Muchas gracias a todas las personas que hicieron posible "Whiplash"", dijo el intérprete, que dedicó a su esposa Michelle la estatuilla dorada. "Estoy agradecido por tu amor, tu bondad, tu sabiduría, tu sacrificio y tu paciencia", añadió, en toda una declaración de amor.

La polaca "Ida", de Pawel Pawlikowski, se hizo con el Óscar a la mejor película en lengua no inglesa, al que también optaba la argentina "Relatos Salvajes", dirigida por Damián Szifrón.

La cinta de Pawlikowski aspira también al Óscar a la mejor fotografía, para Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski, en una categoría en la que el gran favorito es el mexicano Emmanuel Lubezki por "Birdman".

Pero la presión está sobre "Birdman", que llega con ventaja gracias a sus nueve nominaciones, entre ellas Mejor película, dirección, actor principal (Michael Keaton) y artistas secundarios (Emma Stone y Edward Norton).

Se trata de la primera comedia de Alejandro González Iñárritu, en la que el director mexicano reflexiona sobre el ego y las frustraciones a través de un veterano intérprete que quiere recuperar la fama haciendo una obra en Broadway.

La cinta puede dar al mexicano Emmanuel Lubezki su segunda estatuilla a Mejor fotografía y repetir el triunfo del año pasado con "Gravedad", dirigida por su amigo y compatriota Alfonso Cuarón. Frente a ella está "Boyhood" que compite por seis candidaturas, muestra del reconocimiento al trabajo de su director, Richard Linklater, que rodó este film durante 12 años para contar cómo evoluciona una familia a través de los ojos de un niño.

Patricia Arquette tiene prácticamente asegurada la estatuilla como actriz de reparto por su papel de madre en este drama, convertido en uno de los experimentos más espectaculares del cine de los últimos años.

"Francotirador", que también lucha por seis premios, podría inmiscuirse en esta pugna con su relato biográfico sobre el soldado más letal del ejército estadounidense, interpretado por Bradley Cooper.

Las otras candidatas al Óscar son "El gran hotel Budapest", que compite en nueve categorías; "The Imitation Game" (o "El Código Enigma", en ocho); "Teoría del todo" (5), "Whiplash" (5) y "Selma" (2).

El presentador de la gala, el actor Neil Patrick Harris, abrió la gala con un número musical en el que bromeó sobre la falta de actores negros nominados este año: "Esta noche, honramos lo más blanco, perdón, lo más brillante, de Hollywood", dijo.

Varias organizaciones civiles habían prometido manifestarse durante la alfombra roja para protestar por este "problema de desigualdad", pero las horas previas a la ceremonia transcurrieron con normalidad.

Precisamente en las categorías actorales no habrá muchas sorpresas, aunque Keaton ("Birdman") libra su particular batalla con Eddie Redmayne, que interpreta al físico británico Stephen Hawking en "Teoría del todo".

Del lado femenino Julianne Moore es la gran favorita por dar vida a una mujer con alzheimer precoz en "Siempre Alice", un papel con el que ha arrasado en la temporada de premios.

González Iñárritu competirá además con Linklater, Wes Anderson ("El gran hotel Budapest"), Bennett Miller ("Foxcatcher") y Morten Tyldum ("The Imitation Game") por la estatuilla a la mejor dirección.

El nicaragüense Gabriel Serra también compite con su cortometraje documental "La Parka", en el que narra el trabajo de un carnicero.

De otro lado, está el brasileño Juliano Ribeiro Salgado, que opta a un Óscar por su documental largo "La sal de la tierra", un proyecto que plasma el trabajo fotográfico de su padre, Sebastiao Salgado, con la colaboración del cineasta alemán Wim Wenders.

Los nominados quemaron los últimos nervios sobre la alfombra roja, que tuvo que hacer lugar a una invitada de última hora: la lluvia. El mal tiempo no empañó el glamour de las estrellas, que brillaron de la mano de Rosamund Pike, Naomi Watts, Margott Robbie, Jennifer López y, sobre todo, Lupita N"yongo, que llegó vistiendo 6.000 perlas.

Los hombres escogieron el clásico esmoquin para esta noche, pero J.K. Simmons le añadió un sombrero, David Oyelowo optó por vestirlo en granate y Jared Leto en gris perla. Lady Gaga dio la nota con unos guantes rojo pasión, que contrastaron con el blanco inmaculado de su vestido.