Escucha esta nota aquí

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió personalmente este martes a la Asamblea Nacional superpoderes en tema de seguridad para enfrentar "agresiones imperialistas" de Estados Unidos contra su país, golpeado por la inflación, la recesión y el desabastecimiento.

"La Ley Habilitante fortalecerá las capacidades del Poder Ejecutivo para defender la paz, la soberanía y el desarrollo íntegro del país ante pretensiones imperiales, indicó este martes Maduro ante la Asamblea Nacional venezolana.

El presidente Barack Obama, en una nueva escalada de la tensión bilateral, calificó el lunes la situación en la nación sudamericana como "una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos", al implementar sanciones contra siete funcionarios venezolanos.

El socialista Maduro, heredero político de Hugo Chávez, replicó acusando a Estados Unidos -al que viene involucrando en planes de golpes y magnicidios- de haber dado "el paso más agresivo, injusto y nefasto que se haya dado contra Venezuela".

La última vez que el presidente solicitó superpoderes -para legislar por un año en temas económicos- fue a fines de 2013 y el lapso entre el pedido y el otorgamiento fue de seis semanas.

Temen recorte de derechos

Líderes de ONG especializadas en temas de seguridad y analistas políticos opinaron que esta ley habilitante podría ser utilizada para recortar las garantías individuales bajo el fantasma del enemigo externo.

"Usando la figura del enemigo externo, que es el imperialismo, el Gobierno aprovecha para construir un entramado legal más represivo", dijo a la agencia AFP el politólogo Edgard Gutiérrez, coordinador de la empresa de sondeos Venebarómetro.

"La Ley Habilitante Antimperialista será un instrumento contra el enemigo interno y, como las habilitantes de Maduro, orientada a socavar los derechos humanos", coincidió en Twiter Rocío San Miguel, titular de la organización no gubernamental Control Ciudadano, especializada en temas militares y de seguridad.

Felicita a funcionarios sancionados

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, designó este martes al mayor general Gustavo González López, uno de los militares sancionados por el Gobierno de los EEUU, como nuevo
ministro de Interior, Justicia y Paz.

"He decidido nombrar al mayor general González López ministro de
Interior, Justicia y Paz para que vaya con su condecoración del
imperio estadounidense a garantizar la paz del país, la seguridad
ciudadana y nacional", dijo Maduro en una declaración desde el
Palacio de Miraflores.

González López es uno de los siete altos funcionarios venezolanos
que fueron sancionados por Washington, que los acusa de estar
vinculados con supuestas violaciones de los derechos humanos en el
país.

El nuevo ministro era hasta el momento director general del
Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y presidente
del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria
(CESPPA).

Maduro calificó las sanciones dadas a conocer por el Ejecutivo
estadounidense de "aberrantes" e "ilegales" y felicitó a los siete
sancionados, todos relacionados con las fuerzas de seguridad del
Estado por lo que considera una "condecoración imperial".