Escucha esta nota aquí

Cualquiera que conozca a Ariel Vargas sabe que es un luchador en todos los proyectos que se propone. Desde su profesión como actor de teatro se ha desarrollado con éxito también en el audiovisual y al parecer ahora en los horneaditos cruceños.

Su familia siempre tuvo un snack en la Villa Primero de Mayo, donde es la residencia de Ariel que desde hace años buscaba la creación de una sala alternativa pero no encontraba el espacio adecuado.

Gracias a la interesante infraestructura que encontró en el centro cruceño, Ariel decidió convertir el espacio en un snack, pero que tome en cuenta también actividades culturales

El snack Tía Ñola abrió sus puertas en Santa Cruz hace un par de meses y ya se ha consolidado como un espacio importante para la escena teatral boliviana. 

?Entre semana ofrece un surtido de horneados típicos del oriente boliviano y almuerzos. Los sábados el lugar se convierte en el escenario que da vida a los sueños de Ariel y el de otros teatristas nacionales.
?

"El teatro tiene que diversificarse, mientras más espacios cope mejor. Se trata de crear otras opciones que permitan que el teatro crezca desde otras miradas y otros espacios, en paralelo a lo que normalmente se viene haciendo en espacios oficiales como la Casa de la Cultura o el Paraninfo universitario por mencionar algunos", relató Ariel a la Agencia de Noticias Fides. 

Así cobraron vida en el snack/teatro personajes interpretados por los destacados teatristas Alejandro Molina y Carlos Ureña, además algunos trabajos de formato breve como una comedia dirigida por Jorge Calero, el grupo Komper de nuevos graduados de la Escuela Nacional de Teatro