Escucha esta nota aquí

Se acercan las fiestas de graduación y las máquinas de coser no paran en los talleres de los diseñadores locales. Seis de ellos, entre los más requeridos por las exigentes jovencitas, le contaron a Sociales sobre las tendencias en vestidos de gala.

Los tonos pasteles predominan en los pedidos de las chicas entre 16 y 18 años; mientras que en cuestión de diseño ellas se atreven a mucho más: transparencias, bordados ultracargados, pedrería, flores y hasta plumas.

“Piden mucho encaje en 3D, escotes en V o corazón, y el mikado de seda para los faldones y el infaltable tul”, contó Alicia Porras que presentará una colección para graduadas en el BoMo.

Por su parte, Kathia Suárez trabajó con telas que las jovencitas encargaron desde EEUU y Brasil. “Quieren vestidos escotados con bordado exagerado en palo de rosa, dorado, cobre, rojo y bastante marfil y hielo. Se está usando mucho el one shoulder (un hombro descubierto)”, señaló.

Carla Fiorillo destacó la tendencia de los vestidos sueltos y faldas vaporosas con muchos detalles y bordados con flores.

“Siempre hay una corriente de un vestido que está de moda en Pinterest, pero de acá salen con otra idea”, relató Adriana Echeverría. Entre sus encargos hay los clásicos corte sirena o princesa, con aberturas en la pierna y modelos con mangas caídas, de tiros o estilo solera.

A su vez, Galo Sánchez explicó que se mantienen los vestidos con corte en la cintura para afinar la figura, en colores champán y nude, llenos de pedrería.

Finalmente, Luis Daniel Ágreda dice que esta es la “oportunidad de verse como unas princesas”. Por eso le han pedido vestidos vaporosos o muy opulentos que se cierran el look con accesorios como tiaras. “El rosa, celeste talco, verde menta y dorados están de moda, como los faldones amplios con muchos volados y cristales”.

Todos ellos mostraron algunos de los vestidos de ensueño que ya tienen dueña, pero que todavía podés pedir para tu gran día.