Escucha esta nota aquí

Un grupo de científicos británicos ha comenzado una investigación pionera para determinar si el olor corporal de las personas puede emplearse para detectar el Parkinson, informaron medios británicos.
Durante el estudio, a cargo de expertos de la universidad de Mánchester (norte de Inglaterra), se analizarán muestras cutáneas extraídas a fin de descubrir si la enfermedad modifica los químicos de la piel.

Esta investigación se puso en marcha después de que una escocesa, Joy Milne, de 65 años, viuda de un enfermo de Parkinson, identificara con éxito a otros pacientes tras oler las camisetas con las que estos habían dormido.

Esta británica pudo apreciar cambios sutiles en el olor corporal de estos enfermos, que todavía se encontraban en la fase inicial de la enfermedad.

El párkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central, para la que actualmente no existe ninguna cura, que provoca temblores progresivos y ralentización del movimiento del afectado.
Frecuentemente clasificada como un trastorno del movimiento, la enfermedad de Parkinson también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

Representa el segundo trastorno neurodegenerativo por su frecuencia, situándose por detrás de la enfermedad de Alzheimer. Está extendida por todo el mundo y afecta tanto al sexo masculino como al femenino, siendo frecuente que aparezca a partir de los 60 años. Además de esta variedad tardía, existe otra versión precoz que se manifiesta en edades inferiores a los 40.

Pruebas
El marido de Milne, Les, falleció en junio tras haber sido diagnosticado con párkinson, según informó la cadena pública BBC, a quien la escocesa contó cómo el olor de su esposo "cambió" a raíz de esa enfermedad.
Milne estableció un vínculo entre ese cambio de olor y el párkinson tras conocer a otros enfermos y se lo mencionó a un científico durante una charla, lo que desencadenó que se llevara a cabo pruebas para corroborar su sospecha.

La organización británica Parkinson"s UK, que subvencionará la investigación, confía en hallar un vínculo que derive en diagnósticos tempranos de la enfermedad.

Parkinson"s UK estima que actualmente en el Reino Unido hay 127.000 enfermos de Parkinson. "Subvencionar estudios pioneros como este tiene el potencial de arrojar una luz totalmente nueva en el párkinson", señaló Arthur Roach, de la citada organización.
Siguiendo esta línea de investigación, los científicos creen que el párkinson puede ocasionar una serie de cambios en la piel que pueden provocar un olor particular y sutil. Para llevar a cabo el estudio, el equipo de expertos reclutará a unas 200 personas sanas y con la enfermedad a las que extraerá una muestra de piel, que analizarán.

En la actualidad, el diagnóstico está basado en la clínica, puesto que no se ha identificado ningún marcador biológico de esta enfermedad