Escucha esta nota aquí

Alemania rechazó este lunes las demandas de Grecia de negociar otro paquete de ayuda financiera para evitar su salida de la eurozona tras el masivo "No" de los griegos a la austeridad que exigen los acreedores.

El sacrifico del ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis, que el lunes dimitió para facilitar las negociaciones con los acreedores internacionales, no parece haber cambiado nada.

Para Berlín, "no se trata de personas, sino de posiciones", dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

"Depende de Grecia" si quiere seguir en la eurozona, dijo. "Esperamos ver las propuestas del gobierno griego a sus socios europeos", agregó.

Una fuente gubernamental griega dijo que el primer ministro Alexis Tsipras, y la canciller alemana habían "acordado" en una conversación telefónica este lunes que Atenas presentará sus propuestas en la cumbre de mandatarios que ha sido convocada de urgencia para este martes en Bruselas.

Reunión entre Alemania y Francia 

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y su homólogo francés, Michel Sapin, dijeron hoy que esperan una propuesta concreta de Grecia para ver qué pasos pueden darse, al día siguiente del triunfo del "no" en el referéndum griego sobre la última oferta de las instituciones a Atenas.

"De Grecia hoy hemos hablado poco. Mañana tenemos una reunión en la que esperamos que nuestro colega griego nos cuente lo que quiere hacer ahora" su gobierno, dijo Schäuble en una rueda de prensa en Varsovia tras mantener un encuentro con Sapin y con el ministro polaco de Finanzas, Mateusz Szczurek, en el marco del denominado Triángulo de Weimar.

"El portavoz del gobierno alemán dijo que es una decisión que respetamos y que pone al pueblo griego en una situación difícil.
Ahora tenemos que esperar", se limitó a señalar Schäuble, quien rechazó entrar en más conjeturas con el argumento de que "es muy difícil comentar una propuesta que no se conoce".

Schäuble se refirió también a la dimisión de su colega griego Yanis Varufakis y dijo que nunca tuvo un problema personal con él, aunque admitió que éste siempre había defendido posiciones que él no compartía.

Su sucesor, Euclidis Tsakalotos, tendrá la tarea "nada fácil" de buscar una solución con los socios del Eurogrupo, apuntó.