Escucha esta nota aquí

En un llamativo discurso y un día antes de la reunión de Estados Unidos con Cuba, el presidente Barack Obama dijo este martes que el Congreso de su país, con mayoría republicana, debe empezar "este año" a levantar el embargo comercial a Cuba, siguiendo su cambio de política hacia la isla, que "tiene el potencial de acabar con un legado de desconfianza" en el continente americano.

"En Cuba, hemos acabado con una política cuya fecha de caducidad había pasado hace mucho. Este año, el Congreso debería empezar el trabajo de acabar con el embargo", manifestó Obama en su penúltimo discurso del "Estado de la Unión" ante el Congreso, según el texto preparado y distribuido a los periodistas.

El contratista Alan Gross, quien pasó cinco años de cárcel en Cuba por "atentados a la seguridad del Estado" pero fue liberado en diciembre, mereció un saludo especial de Obama. 

"Después de pasar años en prisión, el hecho de que Alan Gross esté de nuevo entre nosotros nos llena de dicha: bienvenido a casa, Alan", expresó Obama a Gross, para añadir que el fin del embargo "extiende la mano de la amistad a los cubanos".

Promesa de cerrar Guantánamo

Obama manifestó que "no desistirá" hasta cumplir su promesa de cerrar el penal de Guantánamo (de Estados Unidos en Cuba), donde aún quedan 122 detenidos, según el texto preparado y distribuido a los periodistas.

"Desde que asumí el cargo de presidente, hemos trabajado de forma responsable para reducir la población de Guantánamo a la mitad. Y ha llegado la hora de finalizar el trabajo. Estoy decidido y no desistiré hasta que cerremos la prisión. Nosotros no somos así", indicó en alusión a una de las grandes promesas electorales que hizo a su llegada a la Casa Blanca hace seis años. 

Hizo énfasis sobre el gasto del Estado en mantener a los prisioneros. "No tiene ningún sentido gastar tres millones de dólares por prisionero para mantener abierta una prisión que el mundo condena y los terroristas usan para reclutar", añadió.

Vetará sanciones contra Irán y a los musulmanes

Obama adelanto que vetará cualquier iniciativa del Congreso sobre nuevas sanciones a Irán, por considerar que harán fracasar esfuerzos diplomáticos.

"Estas medidas distanciarían a Estados Unidos de sus aliados y asegurarían que Irán volviese a iniciar su programa nuclear. No tiene sentido. Por esa razón, vetaré cualquier proyecto de ley que imponga nuevas sanciones y ponga en peligro nuestro proceso", dijo el mandatario norteamericano.

A su vez, Barack Obama denunció este martes el resurgimiento del antisemitismo. Señalando que Estados Unidos respeta la libertad de expresión, Obama elevó su condena "contra del deplorable antisemitismo que ha resurgido en ciertas partes del mundo", y rechazó igualmente los "estereotipos ofensivos sobre los musulmanes".

Una economía para la clase media

Asimismo, el mandatario presentó su intención de trabajar con el Congreso por una "economía para la clase media", aprovechando la recuperación económica.

En su penúltimo discurso sobre el Estado de la Unión como presidente y con un Congreso totalmente bajo control republicano, el presidente delineó sus nuevas propuestas para aumentar los impuestos a las grandes fortunas y bajar la presión fiscal a la clase media.