Escucha esta nota aquí

"¿Es defensor de partidos políticos de la derecha o es defensor constitucional de los derechos de los bolivianos?", cuestionó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, sobre la labor de Rolando Villena en la Defensoría del Pueblo.

La autoridad afirmó que dicha institución se convirtió en una "factoría política", debido a los diferentes pronunciamientos públicos que realiza, cuestionando políticas del Gobierno sobre medio ambiente, indígenas y democracia. 

Conoce más: Villena lamenta deterioro de la democracia del país

"El Defensor dice que la calidad de la democracia se está deteriorando y esa es la argumentación de la derecha en el país. (...) No sabemos de qué calidad de democracia está hablando, quizá a la de una tribu de África u Oceanía", aseveró el titular. 

Apuntó que la Defensoría "ha cambiado la idea para la que fue creada" y envió a Villena a leer un catálogo de los derechos humanos, en lugar de "incorporar estos neologismos" propios de la teoría neoliberal de la democracia y la economía. 

Lee también: El Defensor cuestiona las políticas de extracción

Existen al menos cuatro pronunciamientos públicos de la Defensoría que causaron la molestia del Gobierno, referidos al deterioro de la democracia en el país, la modificación de la consulta previa a pueblos indígenas, las políticas extractivistas y la amenaza hacia la libertad de expresión. 

No es la primera vez que el Gobierno critica a la autoridad, que finalizará su mandato en 2016. Durante la pasada gestión Villena advirtió la distribución desigual de ayuda humanitaria a damnificados en el Beni, lo que el Gobierno calificó como un alineamiento con la oposición.