Escucha esta nota aquí

Tres efectivos policiales fueron enviados a la cárcel de Palmasola por orden de la jueza cautelar Iris Justiniano, al ser imputados por concusión e incumplimiento de deberes supuestamente cometidos durante la detención de una joven, hija de un ministro, cuando se encontraba en una vía pública con su pareja.

Se trata de los agentes Johnny Érick Flores Almendras, Wilfredo Quispe Mamani y Reinaldo Cuéllar Banegas.

La imputación del fiscal Iván Ortiz señala que el sábado por la tarde en la zona del Parque de la Autonomía, dos policías en una motocicleta patrullera sorprendieron a una pareja en actos sexuales. La muchacha y su enamorado fueron trasladados a una comisaría policial de la avenida Busch y tercer anillo.

Allí los uniformados pidieron el pago de $us 500, por lo que la mujer tuvo que trasladarse a un cajero automático. Según lo que dijo el fiscal, luego los policías dijeron que la trasladarían a su casa para entregar a su familia lo que encontraron en el interior del vehículo (una pipa y gramos de marihuana). Sin embargo, esto era solo una coartada de los policías porque la intención era extorsionarla.

Se perdieron dos libros
Durante su defensa frente a la jueza, los tres imputados negaron el delito. Dijeron que en la comisaría estaba el libro en borrador y en limpio donde se anotó todo lo que había ocurrido.

También indicaron que hubo participación del comandante de la Policía y del ministro en este caso y que los libros desaparecieron e hicieron notar que la pipa y la marihuana decomisadas asimismo desaparecieron.

Luego del fallo de la jueza, el abogado y los familiares de los policías optaron por el silencio. Para hoy se ha previsto otra audiencia donde se analizará si serán dados de baja