Escucha esta nota aquí

Diez horas de debate sin abordar la esencia del diálogo. Si bien se reabrió la negociación, la liberación de los cuatro potosinos detenidos frenó la ansiada solución al conflicto que viven el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) y el Gobierno. El diálogo se trabó y a las 2:00 de hoy se declaró un cuarto intermedio hasta las 10:00, siempre y cuando la situación jurídica de los detenidos se solucione.

El Gobierno, con tres ministros y una viceministra, y la dirigencia potosina reanudaron ayer la negociación, que llegó después de 20 días de paro en Potosí y enfrentamientos en la ciudad de La Paz. La idea era iniciar el debate cuanto antes y la condición la liberación de cuatro potosinos detenidos en la cárcel de San Pedro por los disturbios que se vivió en La Paz el miércoles.

No se logró esa condición y aun así se intentó reabrir las puertas del diálogo. Los movilizados pedían el inicio de la audiencia de liberación de sus compañeros y el Gobierno descartó mediar en el conflicto legal, aduciendo que no tiene el poder para lograrlo, ya que es decisión de otro poder estatal.

El debate
Las trabas eran parte del método. Los 52 delegados atacaban al Gobierno. El grupo le enumeró las supuestas veces que el Ejecutivo falló a Potosí. Las obras que más observación acarrearon fueron el aeropuerto internacional en la Villa Imperial, la fábrica de cemento en Coroma (norte) y un hospital de tercer nivel en la capital.

El Ejecutivo se abrió a negociar, pero separó las 26 demandas de Comcipo. El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo que solo 12 de los puntos son atendibles para el Ejecutivo, y los demás son de competencia de niveles subnacionales (cinco de la Gobernación y nueve de alcaldías).

Por la mañana se había logrado sentar las reglas del diálogo. Un grupo de movilizados buscó a Quintana y la autoridad los recibió. Ahí, se rayó la cancha del debate. Pedían la liberación de los cuatro detenidos, entre ellos un periodista potosino. El ministro anunció gestiones, que al final no fueron logradas. La audiencia fue programada para la tarde de mañana lunes.

Se quedó para las 14.00 el inicio del diálogo y empezó una hora después. Primero discutieron sobre la metodología del trabajo. Ahí se desarrolló el primer cuarto intermedio para que los potosinos decidieran. Luego de una hora, se reinstaló el debate y se decidió que en sesión de plenaria se revisaría los 26 puntos de Comcipo.

Fue ahí donde la tensión se apoderó del diálogo. El líder de Comcipo, Jhonny Llally, se tomó 27 minutos para enumerar los incumplimientos del Gobierno. Luego, otros dirigentes, entre ellos mineros, también incendiaron el debate.

Pasó una hora y diez minutos. Quintana, que fue acompañado por los ministros de Gobierno, Carlos Romero; y de Obras Públicas, Milton Claros, y de la viceministra de Electricidad, Hortensia Jiménez, calmó los ánimos, pero Romero culpó a Comcipo de buscar un “poder dual” y el “federalismo”.

A las 2:00, la traba seguía siendo el método de trabajo y tanto los ministros como los potosinos se habían estancado en la imposibilidad de liberar a los cuatro detenidos. Desde las 10:00 lo seguirán intentando