Entre las personalidades del Servicio Exterior de Bolivia, el nombre de Hugo Navajas Mogro ocupa un lugar prominente por los altos cargos profesionales ocupados en la comunidad internacional.

Navajas fue director para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre 1983 y 1988 también fue embajador Permanente de la ONU en Argentina, Uruguay, Venezuela y República Dominicana.

Cuando Navajas terminó su larga carrera en la ONU, el presidente Víctor Paz Estenssoro lo nombró embajador de Bolivia ante dicho organismo donde fue electo, en 1988, presidente del Grupo de los 77, según relata el historiador Eduardo Trigo. Fue la primera vez que Bolivia lideraba ese organismo. 

Su aporte en la región también fue importante y el crecimiento de la vitivinicultura en Tarija se debe a su esfuerzo. Consiguió financiamiento para la creación del Centro Vitivinícola y la presencia de reconocidos expertos internacionales que echaron las bases para modernizar los cultivos de la vid y la fabricación de productos elaborados.

La realización de este proyecto significó un gran impulso a la economía de Tarija que trajo mejores condiciones de vida para un sector numeroso de la población. Gracias a su visión, hoy Tarija está posicionada como el primer productor de vinos y singanis en el país.

Hugo Navajas Mogro radicó en Tarija los últimos años de su vida en compañía de su esposa Dorothy. Falleció el 25 de diciembre de 2015 a los 93 años.