Escucha esta nota aquí

Una marcha indígena que ha recorrido cientos de kilómetros desde hace 10 días para pedir cambios al gobierno de Rafael Correa entró este miércoles a Quito, donde sus participantes se sumarán mañana a un paro convocado por organizaciones gremiales.
 
Mientras otro grupo de indígenas avanzaba desde el norte hacia la capital, ingresaron a Quito custodiados por la policía. Se proponen acampar en un parque a la entrada del centro histórico, sector donde también se sitúa la sede del Ejecutivo.

"No queremos desestabilizar al Gobierno; queremos que escuche, queremos que entienda", dijo Agustín Cachipuembo, representante del pueblo Cayambi a la vez que apuntó que no caerán en "trampas" que eventualmente provoquen algún tipo de violencia.

Fuera de la sede del Ejecutivo, sectores afines al Gobierno se encuentran en vigilia, atentos a posibles conflictos.

Las demandas

Entre las reivindicaciones de la marcha está que se archiven las enmiendas constitucionales que estudia la Asamblea, entre ellas la de la reelección indefinida del presidente y otros cargos electivos.

Lee más: Rafael Correa en alerta ante una marcha y huelga


Paro de trabajadores


Por otra parte, Pablo Serrano, presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT) rechazó el llamado del Gobierno al diálogo. En su opinión, "no existe ningún diálogo porque lo que han hecho es reunirse entre ellos".

El FUT es uno de los convocantes al paro de actividades previsto para mañana jueves, día en que Correa ha pedido a sus correligionarios responder con más trabajo.

Apoyo al gobierno de Correa

Al mismo tiempo grupos afines al Gobierno, cuyos portavoces plantean dialogar, se manifestaron este miércoles en Quito.

Rodrigo Collahuaso, legislador por Alianza País y dirigente de una Coordinadora de Movimientos Sociales, aseguró en una rueda de prensa que respetan "todo tipo de movilización" y defendió la que lideró hoy en apoyo "al diálogo social".

En la misma rueda de prensa, Luis Zimbaña, del grupo "Amaru", remarcó que los grupos que apoyan al Ejecutivo saldrán a las calles a defender la "Revolución Ciudadana".

"Estamos en alerta, vigilantes de este proceso y, de hecho, estaremos donde tengamos que estar para defender" al Gobierno, dijo.