La Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó a Cuba como el primer país en eliminar la transmisión de madre a hijo de la sífilis y el VIH.

"El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal y la cobertura universal de salud son factibles y de hecho son la clave del éxito, incluso en contra de desafíos tan complejos como el VIH", dijo Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, filial regional de la OMS.

El logro del sistema médico cubano enfatiza en la necesidad de que los centros de salud en América Latina y el Caribe se fundamenten en la atención primaria, señaló Etienne. "Ahí uno puede enfrentar desastres naturales, enfermedades infecciosas o cualquier otra cosa", afirmó.

Para el ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales Ojeda, la validación de la OMS "constituye un alto reconocimiento al sistema nacional de salud cubano" que es, apuntó, "accesible, gratuito y universal".

Embarazos con VIH

Según la OMS, cada año, alrededor de 1,4 millones de mujeres viviendo con VIH quedan embarazadas en el mundo y, si no reciben tratamiento, existe hasta 45% de posibilidades de transmitir el virus a sus hijos.

Pero desde 2009, el número de niños que nacen cada año con VIH se ha reducido a casi la mitad, al pasar de 400.000 a 240.000 en 2013.

Por otra parte, casi un millón de embarazadas en todo el mundo se infectan con sífilis anualmente, lo que puede resultar en muerte o en infecciones neonatales graves.