Bolivia

bolivia

Cobija suspende clases, la inundación es amenazante

Las aguas del río Acre llegaron al centro de la capital pandina. Las ciudades brasileñas de Brasiléia y Epitaciolandia también se encuentran anegadas. Aumentan los damnificados

D'Alencar Ruy Hace 2/24/2015 3:22:26 AM

Escucha esta nota aquí

Al Puente de la Amistad, desde ayer, solo se llega en lancha. De la noche a la mañana, aquí, donde el domingo había suelo seco, la corriente del río Acre subió a la altura del pecho humano y se ha vuelto peligrosa. Ya no hay paso a Brasiléia, la vecina ciudad brasileña está sumergida.

“Sí, esta inundación superó los registros del desastre de 2012”, confirmó el viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, corroborando que la crecida llegó a 14 metros o más, unos 40 centímetros por encima del histórico, un récord del desastre.

Basta comparar a dónde ha llegado el agua en la avenida 9 de Febrero y las céntricas calles La Paz y Chuquisaca, respecto a 2012. Cemia Aragón, presidenta de la junta vecinal del barrio Junín, dijo que hace tres años el agua inundó la primera cuadra de la Chuquisaca; ahora anegó cuadra y media desde el Sexto Distrito Naval, de donde hasta los militares fueron evacuados.

Informe
A raíz del peligro, el gobernador de Pando, Édgar Polanco, informó de que la Dirección Distrital de Educación decidió suspender las actividades escolares, desde ayer y por toda una semana; una medida de urgencia en resguardo de los estudiantes y que permite que siete recintos educativos se conviertan en albergues para damnificados, que aumentan a diario.

En una jornada de torrenciales aguaceros, Polanco afirmó que la cifra de damnificados en la capital batió otro récord con más de 500 familias desplazadas, en otras palabras, unas 2.000 personas evacuadas.
Y es que pese a los pronósticos oficiales, las embravecidas aguas del Acre ‘decidieron’ otra cosa: el desastre empeora, ya son ocho los barrios sumergidos y los evacuados se duplicaron, pudiendo aumentar y por la tarde llovió torrencialmente. El municipio de Porvenir, a unos 50 kilómetros de la capital, está en alerta por una notable crecida del río Tahuamanu.

Nuevos afectados
Los barrios Frontera y 27 de Mayo, desde la madrugada del lunes se convirtieron en los nuevos sectores en los que el río Acre expulsó a los vecinos en masa. Aunque, si de nuevos damnificados se va a hablar, Mapajo y Junín siguen a la cabeza.

Las localidades brasileñas de Brasiléia y Epitaciolandia, que se conectan con Cobija a través de un puente sobre el río Acre, se encuentra bajo el agua. El alcalde de Brasiléia, Everaldo Gomes, y el comandante de los bomberos del Acre, coronel Gundim, sobrevolaron en helicópteros los pueblos durante una hora y constataron que una nueva crecida de 1,20cm está a 20 kilómetros de las localidades brasileñas, por lo que se temen nuevas inundaciones, reportó ayer el periódico O Alto Acre.

Los vecinos de los pueblos ribereños están asustados con el gran volumen de agua que está alcanzando las casas particulares y los comercios que no sufrieron daños en la inundación de 2012, que era considerada la mayor de la historia